Botes de goma añaden peligro a viaje de migrantes a Europa

El bien más cotizado en la saga de los migrantes que arriesgan sus vidas tratando de llegar a las costas europeas son las decrépitas embarcaciones pesqueras. Italia le ha pedido a Estados Unidos que suministre aviones teledirigidos que puedan identificarlas antes de que se lancen a la travesía del Mediterráneo con sobrecarga de migrantes.

Sin embargo, anticipando cada paso europeo, los contrabandistas están usando ahora una táctica nueva, más barata y más peligrosa: botes de goma, que a veces comienzan a desinflarse antes de llegar a Italia.

Eso apunta a las dificultades que enfrentan los líderes europeos a la hora de lidiar con la principal herramienta de los traficantes: las embarcaciones que transportan a los migrantes desde Libia. Confiscar o hundir las embarcaciones antes de que las aborden los migrantes pudiera mellar una industria multimillonaria. Pero los contrabandistas siempre encuentran nuevos métodos.

Y los botes de goma son el más reciente.

Con apenas 12 metros (40 pies) de eslora, esos botes tienen capacidad para 20 pasajeros. Pero los socorristas los sorprenden con frecuencia creciente con más de 100 personas a bordo, y piensan que muchos se hunden sin que nadie lo advierta, lo que se suma al saldo registrado de 1.700 muertos y desaparecidos en lo que va de año.

La nueva tendencia a usar botes de goma con motor fuera de borda puede ser imposible de frenar. Almacenados sin aire, los botes son difíciles de detectar incluso para los aviones teledirigidos. Y no toma mucho tiempo inflarlos de noche en las vastas playas desiertas de Libia para cargarlos con migrantes.

Información suministrada por Frontex --la agencia fronteriza de la Unión Europea-- indica que los botes han sido fabricados en China y Taiwán. Pero las autoridades no saben cómo están llegando a Libia. Incluso si lo supieran, frenar el envío de esos botes a clientes en Libia pudiera ser difícil de lograr legalmente, dijo Mark Shaw, director de la Iniciativa Global contra El Crimen Organizado Transnacional, con sede en Ginebra.

"Libia es un paraíso para los contrabandistas y los botes inflables son una embarcación barata y desechable", dijo Shaw, que además s profesor de Criminología en la Universidad de Ciudad del Cabo. "Para las personas en ese negocio, adquirirlos es pan comido. Traerlos en un contenedor no sería especialmente difícil".

Las embarcaciones pesqueras de madera siguen siendo un medio de transporte preciado porque tienen capacidad para muchas más personas que los botes de goma, aunque bajo estándares normales apenas están en condiciones para navegar.

Los contrabandistas libios valoran esas embarcaciones tanto que ahora están despachando lanchas rápidas para recuperarlos una vez los migrantes a bordo son rescatados por embarcaciones que trabajan para Frontex.

El ministro de Defensa de Italia quiere que aviones teledirigidos estadounidenses ayuden a identificar las embarcaciones cuando están desocupadas en costas libias. Y el oficialista Partido Popular de España dice que hundirlos antes de que partan pudiera ser una opción. La caótica Libia, que no tiene un gobierno central funcional, es el principal punto de partida a través del Mediterráneo para sirios, eritreos y otros que tratan de llegar a Europa.

Túnez, principal base de salida para migrantes hace algunos años, es un abastecedor clave de embarcaciones de goma para los contrabandistas, de acuerdo con Frontex.

Frontex dijo que no sabe cómo los traficantes obtienen los botes tunecinos. Y la gente implicada en el tráfico interrogada en Italia no da esos detalles, dijo Antonino Ciavola, jefe de la unidad policial de despliegue rápido en Ragusa, Sicilia, una base para prestar auxilios a los migrantes.