Arsenal busca postergar coronación de Chelsea

Mientras Chelsea se aferra a una ventaja de 10 puntos en la Liga Premier con seis partidos por disputar, se disipa la duda de qué equipo se llevará el título.

Para muchos, es cuestión de cuándo sucederá.

Si vence a Arsenal el domingo en el duelo entre los dos punteros de la liga, Chelsea podría asegurar el campeonato en Leicester el miércoles, cuatro juegos y tres semanas y media antes del término de la campaña.

De perder --y eso no ha sucedido a un Chelsea dirigido por José Mourinho en 12 partidos ante Arsenal-- es muy probable que la coronación sea simplemente retrasada hasta uno de los dos siguientes juegos en casa, contra Crystal Palace el 3 de mayo y Liverpool el 10 de mayo.

"Siento que casi llegamos", comentó Mourinho, "pero el 'casi' no existe en el fútbol".

Pese a todo, el trofeo probablemente ya tenga inscrita la palabra "Chelsea" por primera vez desde 2010.

Después de liquidar a sus rivales con un fútbol atractivo y ofensivo durante gran parte de la primera mitad del torneo, el equipo de Mourinho ha lucido muy por debajo de su nivel en semanas recientes pero sigue rescatando victorias. El triunfo de 1-0 del sábado sobre un Manchester United que vio el fin de su leve esperanza de darle pelea al Chelsea, fue uno de esos casos en cuestión.

Chelsea apenas tuvo 29,7% de la posesión del balón ante United, un mísero porcentaje si se toma en consideración el talento de los pupilos de Mourinho y el hecho de que el partido se disputaba en Stamford Bridge. Pero United se fue directamente hacia la trampa del Chelsea y fue víctima de un contraataque que fue coronado con el gol de Eden Hazard.

Habría que esperar de la misma forma que Chelsea ceda el balón a Arsenal en el Estadio Emirates. La situación no preocupará a Mourinho.

Una victoria de Arsenal no sólo frenaría la procesión de los Blues rumbo al título, sino que ofrecería un respiro al timonel Arsene Wenger por finalmente haber vencido a Chelsea en su 13er intento. Wenger fue etiquetado como un "especialista en el fracaso" por Mourinho la temporada pasada, y no fue la primera vez que han chocado. Wenger incluso empujó a Mourinho en una confrontación en la línea de banda durante el juego entre ambos equipos en Stamford Bridge en octubre.

Como era de esperarse, no se saludaron tras el silbatazo final.

De otro lado, fue en la victoria del Manchester City sobre el Aston Villa por estas fechas el año pasado que Yaya Touré anotó un soberbio gol en una jugada individual a velocidad que inició desde el lado opuesto de la cancha, resumiendo todas las cualidades del mediocampista: Potencia, fuerza y técnica.

Eso coronó una brillante temporada a nivel personal para Touré, que anotó 20 goles y fue la fuerza impulsora que guió al City al título.

Mientras se prepara para un nuevo duelo entre ambos equipos el sábado, Touré sigue luchando por alcanzar el mismo nivel de juego, y su desempeño ha sido criticado por algunos comentaristas.