Uruguay: paro contra acuerdo de comercio de servicios

Un grupo de 18 sindicatos realiza el jueves una huelga de cuatro horas en rechazo a la participación de Uruguay en las negociaciones de un acuerdo internacional de liberalización del comercio de servicios del que forman parte Estados Unidos y países de la Unión Europea.

El paro tiene un "fuerte componente ideológico", dijo el dirigente sindical Joselo López, del gremio de empleados estatales. "Evidentemente hubo un cambio de rumbo en la política internacional del Poder Ejecutivo, a tal punto que nosotros creemos que esto es violatorio del propio programa del (oficialista) Frente Amplio, que establece restricciones claras para avanzar en este tipo de tratados", dijo el dirigente a radio Oriental.

Uruguay solicitó en 2012 formar parte del acuerdo conocido como TISA por sus siglas en inglés y en diciembre de 2014 recibió el visto bueno. Los sindicatos acusan al gobierno del entonces presidente José Mujica y a la actual administración de Tabaré Vázquez de no haber informado al respecto a la ciudadanía.

Los 18 sindicatos pertenecen a la central sindical única uruguaya, el Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional del Trabajo, tradicional aliada de la coalición de izquierda Frente Amplio que gobierna el país desde 2005.

La central sindical se opone al acuerdo TISA por entender que podría suponer la pérdida de fuentes de trabajo y podría perjudicar a las empresas estatales, que gozan de monopolios en amplias áreas de la economía. Acuerdos como TISA "atentan y configuran pérdida de soberanía y patrimonio, poniendo en serio riesgo la continuidad de todos los procesos de desarrollo en materia de servicios que se han llevado adelante", dijo la central en un comunicado.

Entre los gremios que detuvieron sus labores se encuentran varios de los más poderosos de la central sindical: los trabajadores de la construcción, los metalúrgicos, los textiles y los empleados de la petrolera estatal Ancap y de la empresa oficial de telecomunicaciones Antel.

Los trabajadores también reclaman mejoras laborales. Según un informe de central sindical 40% de los asalariados uruguayos gana menos de 15.000 pesos uruguayos, una cifra equivalente a 555 dólares mensuales. A su vez, piden que el gobierno rebaje el porcentaje de impuestos con los que grava los sueldos y beneficios sociales de los trabajadores.