España dice que no quiere romper relaciones con Venezuela

El gobierno español dijo el jueves que su intención no es romper relaciones con Venezuela, con lo que Madrid ofreció el primer gesto de distensión después del cruce de acusaciones y gestos de distanciamiento entre ambos países en las últimas horas.

"Nuestro propósito no es en absoluto romper relaciones con Venezuela", dijo el canciller José Manuel García-Margallo durante un foro informativo en Madrid.

El canciller expresó su voluntad de no tensar más la cuerda, pero justificó la llamada a consultas del embajador en Venezuela por "respeto a la dignidad nacional".

El canciller también defendió al ex presidente Felipe González y dijo que le parece "muy bien y muy loable" que se haya ofrecido a colaborar en la defensa de los opositores venezolanos encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma.

"Creo que hemos manifestado una extraordinaria prudencia hasta que las aguas han llegado a un límite en que ya ha habido que hacer una manifestación muy concreta y muy clara entre otras cosas por respeto a la dignidad nacional", afirmó.

España llamó el martes a consultas a su embajador tras unas declaraciones del presidente Nicolás Maduro en las que acusaba a Madrid de maniobrar para derrocarle.

Caracas anunció que prepara acciones en distintos órdenes para responder al gobierno español. Además, el Congreso venezolano declaró persona non grata a González.