Petrobras resta millones en activos por corrupción

La compañía estatal Petrobras reconoció el miércoles que restará 6.200 millones de reales, o unos 2.100 millones de dólares, de sus cuentas debido a pérdidas a lo largo de ocho años en un enorme caso de corrupción descubierto dentro de la petrolera.

Mario Jorge Silva, gerente de desempeño de Petrobras, dijo que el cálculo se hizo sobre la base de información proporcionada por la procuraduría federal y contratos que las empresas acusadas en una inmensa trama de sobornos firmaron con la compañía entre 2004 y 2012.

La empresa divulgó el informe auditado de las utilidades de los últimos dos trimestres del año pasado. Informó que su pérdida neta en el 2014 fue de 21.600 millones de reales, unos 7.200 millones de dólares, debido a la pérdida en ganancias por postergar unidades de refinería, la caída en los precios del petróleo, así como los costos de los pagos indebidos.

Petrobras indicó que, aunque no ha recuperado la cantidad relacionada a los sobornos, está tomando las medidas necesarias ante las autoridades para resarcir los daños.

La difusión de los estados financieros auditados había sido aplazada por meses debido a la investigación sobre el escándalo de corrupción.

"Estamos dando un paso fundamental en dirección al pleno rescate de la credibilidad frente a sus accionistas, proveedores, al mercado y a la sociedad", dijo el presidente de Petrobras, Aldemir Bendine, en rueda de prensa. "Rumbo al esclarecimiento completo de los desvíos que fueron practicados y que venían corroyendo el patrimonio de sus accionistas y por lo tanto de todos los brasileños".

Analistas concuerdan que la divulgación de los resultados es el primer paso para que la compañía --cuya deuda creció un 31% de 2013 a 2014, ubicándose en casi 120.000 millones de dólares_, recupere la credibilidad en los mercados financieros.

Evan Sponagle, consultor de energía en Río de Janeiro, dijo que los resultados darían a los bancos "una razón para comenzar a prestar de nuevo" a toda la industria petrolera, que se ha visto tremendamente afectada a medida que se han dado a conocer avances en la investigación de los sobornos.

El Grupo Eurasia, con sede en Estados Unidos, dijo en una nota divulgada tras la presentación de los resultados financieros que "la atención se trasladará ahora a las medidas que reforzarán la corrección del rumbo de la compañía en el largo plazo."

"Un conjunto de políticas y medidas más favorables han ido tomando forma, a partir de un cambio en el liderazgo de la compañía", informó el grupo, y resaltó que espera que el gobierno comience a abrir más el sector petrolero a la inversión privada y a flexibilizar reglas de contenido local que actualmente favorecen a la industria brasileña.

En la denominada "Operación Lava Coches", investigada por la procuraduría, varias empresas de construcción e ingeniería enfrentan cargos de pagar millones de dólares en sobornos a cambio de contratos con Petrobras a costos inflados. Decenas de hombres de negocios han sido detenidos y más de 50 políticos están sujetos a una investigación. Se presume que parte del dinero se canalizó al gobernante Partido de los Trabajadores y otros para usarse en campañas políticas.

El escándalo ha impactado los índices de popularidad de la presidenta Dilma Rousseff, quien dirigió el Consejo de Administración de Petrobras en el período que abarca la investigación. Aunque no ha sido implicada directamente en el caso, el arresto del ex tesorero del partido, Joao Vaccari, la semana pasada fue visto como una señal de lo cerca que ha llegado la indagación a la presidencia.