Banco de Puerto Rico advierte sobre cierre gubernamental

El Banco Gubernamental de Fomento de Puerto Rico advirtió el miércoles que es muy posible que la isla sufra un cierre del gobierno en los próximos tres meses debido a la falta de fondos.

El banco hizo la advertencia en una carta hecha pública un día después de ser enviada al gobernador Alejandro García Padilla y a los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes de Puerto Rico.

"La condición financiera es extremadamente precaria", afirma la misiva. "Un cierre gubernamental tendría un impacto devastador sobre la economía del país, con recortes de nómina y en servicios públicos, con una recuperación dolorosa y de larga duración".

Autoridades del banco señalaron en la carta que los problemas fiscales del gobierno evitarán que venda más bonos en el mercado de capitales, como lo tenía contemplado, y exhortaron a los legisladores a implementar medidas inmediatas para recortar costos y equilibrar el presupuesto. El gobierno se había estado preparando para emitir más de 2.000 millones de dólares en bonos en los próximos meses, en parte para fortalecer a las agencias sumergidas en grandes deudas.

Funcionarios del banco señalaron que el gobierno necesita aprobar un plan a cinco años para ayudar a reducir una deuda pública de 73.000 millones de dólares, y también autorizar cambios radicales al problemático sistema de impuestos de la isla.

Bárbara Morgan, portavoz del banco, señaló que los funcionarios bancarios no estaban disponibles para hacer más comentarios.

La carta fue emitida en momentos en que García enfrenta resistencia de los miembros de su partido en una medida que impondría un impuesto al valor agregado de 16%, el cual dice es necesario para ayudar a generar mayores ganancias. El presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, dijo que un grupo de legisladores ha alcanzado un acuerdo tentativo para imponer un impuesto al valor agregado del 14%, e indicó que esperan que la cámara baja vote sobre esto próximamente.

De ser aprobada, la medida volverá de regreso al Senado. Un mensaje al presidente de la cámara alta, Eduardo Bhatia, no fue devuelto de inmediato.

El último cierre gubernamental de Puerto Rico se dio en mayo de 2006 en medio de un déficit en el presupuesto que fue resuelto con un préstamo de emergencia. La paralización parcial de dos semanas obligó a cerrar las escuelas públicas de Puerto Rico y dejó inmóvil a la mitad de la fuerza laboral del gobierno central.

Además provocó que la agencia calificadora de riesgo Moody's Investors Service recortara la calificación de los bonos de obligación general de la isla.