Juventus avanza a semifinales de Champions

Juventus hizo valer el triunfo que consiguió en el partido de ida y se clasificó el miércoles a las semifinales de la Liga de Campeones con un empate sin goles en su visita al Mónaco.

La Juve es el primer club italiano que disputa las semifinales de la Champions desde que el Inter ganó el torneo en 2010.

El chileno Arturo Vidal consiguió el único gol de la eliminatoria por los cuartos de final, al convertir un penal en la victoria 1-0 la semana pasada en Turín.

La "Vecchia Signora, dos veces campeona de Europa, fue eliminada en los cuartos de final en 2013, 2006 y 2005, y vuelve a las semifinales por primera vez desde 2003, cuando perdió la final por penales ante el Milan.

Real Madrid venció 1-0 al Atlético de Madrid en la otra serie por los cuartos de final, para redondear el cuadro de semifinalistas que incluye a Barcelona y Bayen Múnich. Entre los cuatro suman 21 títulos de Champions.

Juventus cabalga rumbo a un cuarto scudetto seguido en la Serie A y podría completar un doblete domésticos si vence a Lazio en la final de la Copa Italia, prevista para el 7 de junio.

Acceder a las semifinales de la Copa de Europa rompe un ciclo adverso tanto para la Juve y el fútbol italiano, que se ha rezagado de la elite del continente.

"Es un gran año para Juventus y tenemos que disfrutarlo", dijo el técnico Massimiliano Allegri. "Estamos poniendo los pilares para convertirnos un potente club.

"Pero esto no se acaba aquí. Vamos a tratar de sumar lo más pronto posible los puntos para conquistar el scudetto para luego enfrentar a los mejores de Europa", añadió.

La experiencia de los jugadores de la Juventus pudo más que la juventud y velocidad del Mónaco. Tan solo entre el centrocampista Andrea Pirlo y el lateral Patrice Evra sumaban 198 partidos de Champions, 30 más que todo el equipo titular del Mónaco.

Pirlo, campeón europeo en 2003 con el Milan, estuvo cerca de quebrar el empate en el estadio Louis II con un tiro libre en el segundo tiempo que pasó rosando un poste.

El técnico del Mónaco, Leonardo Jardim, intentó dar más profundidad a su equipo en el segundo tiempo, cuando salió de la banca el veterano ariete Dimitar Berbatov.

La presencia del búlgaro tuvo un efecto inmediato y el Mónaco fue más peligroso en el tramo final, pero la defensa de la Juve mantuvo su arco invicto.

"Estoy decepcionado, pero orgulloso", señaló Jardim. "En los dos partidos nunca fuimos inferiores".