Turquía llama a consultas a su embajador en Austria

Turquía informó el miércoles que ha llamado a consultas a su embajador en Austria después que partidos representados en el Parlamento firmaron una declaración que reconoce como genocidio la masacre de armenios hace un siglo.

Los seis partidos firmaron el martes una declaración y guardaron un minuto de silencio en memoria de las víctimas.

"Debido a la responsabilidad histórica --la monarquía austrohúngara estaba aliada con el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial-- es nuestra responsabilidad reconocer estos horribles hechos como genocidio y condenarlos", expresa la declaración.

Los historiadores estiman que unos 1,5 millones de armenios fueron ultimados por turcos del Imperio Otomano durante los mismos años de la Primera Guerra Mundial, y muchos estudiosos lo consideran un genocidio.

Sin embargo, Turquía ha insistido en que la cifra de muertos es exagerada y que los que perecieron fueron víctimas de la guerra civil y los problemas internos, no de un genocidio. Ankara ha cabildeado con fuerza para evitar que los países reconozcan oficialmente como genocidio esas masacres.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores turco protestó la medida austríaca, diciendo que el Parlamento de ese país no tiene derecho a "acusar al pueblo turco de un delito" que es "contrario a las verdades jurídicas e históricas".

"Debe saberse que Turquía y la nación turca nunca olvidarán esta calumnia contra su historia", expresó la declaración.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que había llamado al embajador austríaco y que el embajador turco en Austria, Hasan Gogus, ha sido llamado a consultas en Ankara.

Semanas atrás, Turquía llamó a consultas a su embajador ante el Vaticano después que el papa Francisco dijo que lo ocurrido a los armenios fue un genocidio. El Parlamento Europeo también ha provocado la ira de Turquía al aprobar una resolución no vinculante para conmemorar "el centenario del genocidio contra los armenios".