Agresor de Reagan pide vivir fuera de hospital siquiátrico

El abogado de John Hinckley Jr., el hombre que trató de matar a tiros al presidente Ronald Reagan en 1981, dice que su cliente ya no es un peligro y que debe permitírsele vivir fuera del hospital siquiátrico de Washington donde está recluido.

Hinckley ha estado más de dos décadas en absoluta y total remisión, dijo su abogado, Barry Levine.

Hinckley tenía 25 años cuando un jurado lo declaró inocente por razones de demencia en el intento de asesinato. Hinckley ha vivido en St. Elizabeths, un hospital siquiátrico de Washington, desde entonces. Pero ya tiene 60 años y ahora pasa 17 días al mes en casa de su madre en Virginia.

Levine dijo a un juez federal en Washington el miércoles que Hinckley debe vivir permanentemente fuera del hospital, pero un fiscal se opuso al plan, diciendo que no incluye suficientes restricciones.

El abogado sostiene que la residencia en la casa de su madre permitirá a su defendido demostrar a la sociedad que ya no es una amenaza. Levine y funcionarios hospitalarios piden que se dé a Hinckley una "licencia para convalecientes" que le permitiría vivir en libertad pero con reuniones periódicas con siquiatras y terapeutas.

El juez de distrito Paul Friedman aprobó las visitas de 17 días pero dijo que Hinckley debe demostrar su progreso antes de que se le otorguen libertades adicionales.