EEUU: secretario de defensa critica a contrapartes europeos

El secretario de defensa Ash Carter reprendió el miércoles a los aliados europeos por considerar que su reducción en gastos para la defensa pone en duda su capacidad de aliarse a los militares estadounidenses en momentos de crecientes amenazas a la seguridad en Europa.

"No están haciendo lo suficiente", afirmó Carter en una crítica inusualmente enérgica a los esfuerzos europeos en materia de defensa. Agregó que están invirtiendo en menor proporción a su riqueza económica que en el pasado.

"Es demasiado poco", enfatizó. "Y si Europa quiere constituirse en una fuerza en el mundo necesita ser más que una fuerza moral, política y económica, como lo es, ya que comparte muchos de nuestros valores y lo demuestra en el mondo. Pero también debe tener el poderío militar que aquello conlleva".

"Deben tener el poderío militar para ser aliados capaces, y vemos que está mermando", agregó. "No es que carezcan del dinero para hacerlo".

Carter formuló sus comentarios en respuesta a una pregunta del público en la Universidad de Georgetown después de pronunciar un discurso acerca del modo de erradicar las agresiones sexuales entre los militares y de proporcionar ayuda a las víctimas.

Carter no ha visitado Europa desde que asumió en febrero. Se anticipa que asistirá a su primera reunión de ministros de defensa de la OTAN en Bruselas en junio.

Agregó que en la reunión de la alianza en Gales en septiembre los líderes accedieron a revertir la tendencia de menores presupuestos para la defensa y a invertir con mejor criterio. Accedieron a que todo miembro de la OTAN que no dedicara por lo menos el 2% del PBI a la defensa "procuraría avanzar" hacia ese objetivo en el término de una década.

Los secretarios de la defensa estadounidenses se quejan desde hace tiempo de que los europeos invierten demasiado poco en su propia defensa, pero por lo general no han sido tan contundentes como Carter.

"Tienen el dinero para hacerlo", agregó. Afirmó que cuando concluyó la Guerra Fría en 1990, y con ella la amenaza de invasión o ataque de la Unión Soviética y sus aliados en el Pacto de Varsovia, los aliados de Estados Unidos en Europa llegaron a la conclusión de que sus problemas de seguridad habían quedado atrás.

"Ahora están empezando a despertarse", agregó, refiriéndose a crisis como la intervención militar rusa en Ucrania, los ataques terroristas en París en enero y la proximidad de Turquía a la violencia desatada por el grupo extremista Estado Islámico en Irak y Siria.

"Entonces no es que ellos no tengan mucho que hacer", agregó Carter.