Bogotá y Medellín eligen bicicleta en el Día sin carro

Bogotá y Medellín sustituyeron el miércoles los automóviles y las motos por bicicletas durante la celebración del Día sin carro, promovido por las alcaldías de ambas ciudades. Quien no cumpla pagará 150 dólares de multa.

En Bogotá la medida busca promover medios alternativos de transporte y mitigar los efectos de la contaminación en la urbe de más de ocho millones de habitantes. En Medellín se pidió a los habitantes que usen bicicletas, buses y taxis bajo el eslogan "Apaga el motor, enciende tu corazón".

En la capital la medida estuvo acompañada de una fuerte polémica tanto por las multas para quien incumpla la ordenanza, de más de 150 dólares, como por el colapso que se generó en las estaciones del sistema público de autobuses conocido como Transmilenio, donde eran evidentes las largas colas de gente desde primera hora del día.

Muchos usuarios se quejaron de que la ciudad no ofreció alternativas para el desplazamiento y que los servicios públicos de transporte no eran capaces de absorber la demanda.

"Vamos sin trancón", escribió en su cuenta de Twitter el alcalde de Bogotá Gustavo Petro, quien publicó varias fotografías donde se lo veía en un autobús del servicio público.

El gobernante local ha hecho del uso de la bicicleta su propuesta estrella durante los casi tres años y medio que lleva de mandato. En lo que va del año se han declarado dos Día sin carro, el primero en febrero, en el que dejaron de circular casi 1,5 millón de vehículos.

A pesar de las protestas, Petro sostiene que según sus encuestas los ciudadanos apoyan la medida y advirtió que antes de dejar el poder en diciembre de 2015 impulsará más días como éste.

El miércoles Bogotá recordaba un día feriado. En lugar de los habituales colapsos de tráfico las calles y autopistas estaban despejadas, apenas ocupadas por taxis, autobuses, bicicletas y gente en patines.

Alejandro Orjuela, de 36 años y administrador de un estacionamiento, se sorprendió ante la respuesta de los ciudadanos. "Llevo dos años trabajando en este parqueadero y lo de hoy es anormal para nosotros porque en vez de recibir vehículos hoy han llegado más de 40 bicicletas cuando en un día normal son de 200 a 300 carros", explicó a The Associated Press.