ONU: Colombia no tiene otro camino que la paz

La Alta Comisionada adjunta de la ONU para los Derechos Humanos aseguró el martes que Colombia no tiene otro camino que la paz y que debe seguirlo lo más rápido posible.

"Es una oportunidad fundamental que no se puede perder. No hay otra ruta que la de la paz si se quiere tener seguridad y desarrollo", afirmó Flavia Pansieri en entrevista con The Associated Press al respecto de los diálogos que sostienen en Cuba el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC.

"Ya hemos esperado bastantes años para lograr" llegar a "donde estamos ahora y se hicieron muchos avances. Hay que seguir avanzando y avanzando rápidamente", insistió Pansieri, al tiempo que aseguró que los ciudadanos "no quieren y no pueden esperar más".

Sobre la justicia transicional y el debate existente en torno a las penas que deberían enfrentar los protagonistas del conflicto armado, la representante de las Naciones Unidas fue enfática al afirmar que un proceso de paz no se puede construir sobre la impunidad, pero también señaló que hay varias formas de castigo.

"No quiero entrar en discusión sobre cárcel sí o no. Lo primero es reconocer que hubo violaciones, después reconocer los derechos de las víctimas, luego introducir garantías para que no vuelvan a repetirse y por último ver cómo se puede actuar contra quienes cometieron delitos", afirmó. "Pero éste es el último de los elementos. La cárcel por sí sola no arregla nada si no se solucionan los anteriores puntos".

Después de una visita de varios días a Colombia, Pansieri argumentó que, mientras ciudades como Bogotá son modernas y desarrolladas, existen regiones del país con grandes carencias que son causa y consecuencia del conflicto.

Según los últimos estudios, aunque en los últimos años la pobreza se ha reducido en la nación, la desigualdad se mantiene invariable como una de las más altas del continente.

"Hay zonas de Colombia donde los servicios básicos como la educación o el agua potable no están satisfechos y esto por un lado es causa del conflicto y por otro se debe al conflicto", dijo Pansieri.

Durante los últimos días la funcionaria se entrevistó con distintos actores sociales de Putumayo y Cauca, dos de las regiones donde más han aumentado las amenazas a los activistas, quienes vinculan los diálogos en Cuba con el acoso que sufren quienes trabajan por la paz en el terreno.

"No sólo deben investigarse las amenazas contra defensores de los derechos humanos, sino que estas investigaciones deben terminarse para sancionar penalmente a los responsables si fuera necesario", explicó Pansieri, quien no descarta que aumente el acoso si se alcanza un acuerdo.