Contemplan liberar de Guantánamo a reo en huelga de hambre

Un prisionero saudí de la base estadounidense de Guantánamo que ha estado en huelga de hambre durante nueve años, participaría en un programa de rehabilitación para militantes y llevaría una vida tranquila en caso de que se le permita irse a casa, dijo el martes su abogada a un panel gubernamental de revisión.

Abdul Rahman Shalabi también está dispuesto a ser reubicado en otro país si esa es la condición para acelerar su liberación de Guantánamo, dijo la abogada Julia T. M. Wood a los miembros de la Junta de Revisión Periódica.

"A dondequiera que vaya el señor Shalabi, su deseo es establecerse, casarse y tener una familia, para dejar el pasado atrás", dijo Wood a la junta, que fue establecida por el presidente Barack Obama para evaluar a prisioneros y recomendar si pueden ser liberados como parte del esfuerzo por cerrar de manera definitiva el centro de detención de Estados Unidos en Cuba.

Shalabi, ahora de 39 años, fue uno de los primeros prisioneros en ser llevados a la base en enero de 2002. El gobierno estadounidense dice que fue guardaespaldas de Osama bin Laden y tiene vínculos con el jefe de operaciones externas de Al Qaeda, Khalid Sheikh Mohammed, quien enfrenta juicio ante una comisión militar en Guantánamo.

Shalabi comenzó su huelga de hambre en 2005. Junto con otro prisionero, que ya fue liberado, sostuvo la protesta durante más tiempo que cualquier otra persona en la base. Registros de la corte muestran que Shalabi ocasionalmente consumió alimentos, pero llegó a pesar 46 kilogramos (101 libras). Wood dijo que su representado se ha sometido a alimentación intravenosa "diaria" durante nueve años.

Un expediente dado a conocer por el Pentágono señala que "probablemente sigue simpatizando con extremistas, pero no ha expresado intención de reintegrarse al terrorismo". Su sobrino fue liberado en noviembre de 2007 y se sometió al programa de rehabilitación del gobierno saudí.

Shalabi testificó vía video desde Guantánamo ante los miembros de la junta de revisión en Estados Unidos. La audiencia fue cerrada con excepción de los comunicados preparados por su abogada y un representante designado por el ejército. No se anunció decisión alguna.

Estados Unidos tiene retenidos a 122 hombres en Guantánamo, incluyendo a 57 a los que ya se les autorizó la liberación. Un portavoz de la base, el capitán naval Tom Gresback, dijo que "un muy pequeño porcentaje" de los prisioneros está en huelga de hambre, pero que el ejército ya no da a conocer el número específico.