Hungría: Jefe de FBI es superficial sobre Holocausto

Hungría se sumó a Polonia para denunciar al director del FBI, James Comey, por aparentemente decir que los dos países tuvieron el mismo papel que Alemania en el exterminio de los judíos.

La cancillería húngara dijo el martes que las declaraciones de Comey la semana pasada en el Museo del Holocausto en Washington, reproducidas por el diario Washington Post, difamaban a los húngaros. La cancillería dijo que envió una queja por escrito a la embajada estadounidense en Budapest.

"Las palabras del director del FBI revelan una insensibilidad asombrosa y una superficialidad inadmisible", dijo el ministerio en un comunicado. "No aceptamos que nadie formule semejante generalización y difamación".

Comey, quien hablaba sobre la importancia de la educación sobre el Holocausto, dijo: "En sus mentes, los asesinos y cómplices de Alemania y Polonia y Hungría... no hicieron algo malo".

"Se convencieron de que era lo correcto", dijo Comey en su discurso, que apareció sin aclaraciones en la página de internet del FBI. "Eso debería asustarnos".

Las declaraciones de Comey ofendieron profundamente a los polacos, quienes señalaron que su país sufrió la brutal ocupación alemana durante toda la guerra y se opusieron activamente. Hungría en principio tomó partido por Hitler contra Rusia, pero luego trató de negociar la paz con los Aliados y fue invadida por Alemania. Muchos funcionarios cumplieron de buen grado la orden de los nazis de deportar a los judíos.

La premier polaca Ewa Kopacz dijo el domingo que las palabras de Comey eran "inaceptables".

Seis millones de ciudadanos polacos fueron asesinados durante la guerra, de los cuales la mitad eran judíos.

Los directores de varios museos polacos de la guerra escribieron en carta a Comey que estaban "profundamente preocupados" por sus declaraciones y lo invitaron a realizar una "visita de estudio" a Polonia para ayudarle a comprender la compleja situación de los países europeos ocupados por los nazis de 1939 a 1945.

El papel de Hungría en el Holocausto, con el asesinato de unos 550.000 judíos húngaros, era tabú bajo el comunismo hasta 1990, pero ahora es tema de un debate intenso.

El primer ministro Viktor Orban dijo en febrero que muchos húngaros optaron por "el mal en lugar del bien, lo vergonzoso en lugar de lo honorable" durante el Holocausto, en un inusual reconocimiento de la responsabilidad húngara.

___

Monika Scislowska en Varsovia, Polonia, contribuyó a este despacho.