Puerto Rico: prohíben carruajes tirados por caballos

La alcaldesa de la capital de Puerto Rico prohibió el uso de carruajes tirados por caballos tras recibir denuncias de abuso animal.

Carmen Yulín Cruz señaló que tanto turistas como residentes se han quejado de "las condiciones deplorables, de explotación y de posible maltrato" a que se exponen los equinos que recorren el Viejo San Juan arrastrando calesas con pasajeros bajo el candente sol caribeño.

Cruz firmó la orden ejecutiva a raíz de un caso de presunto maltrato a un caballo que cayó extenuado el jueves durante uno de los recorridos. No es la primera vez que ocurre un incidente de esta naturaleza en la ciudad amurallada.

Prensa Asociada contactó a una de las dueñas de la corporación familiar que manejaba las calesas, pero la mujer rehusó identificarse y solo dijo tener instrucciones de su abogado de no hacer declaraciones públicas por el momento.

Mientras, varios vendedores ambulantes de la antigua ciudad negaron que los caballos fuesen maltratados.

"Me consta que los atendían muy bien y hasta veterinarios venían a examinarlos a cada rato. Les daban mucha agua y comida", manifestó Gabriel Peraza, un vendedor de raspados cuyo negocio ubica justo al lado del área donde se abordaban las calesas.

Según Peraza, la corporación operaba cerca de media docena de carruajes y el caballo accidentado solo llevaba semanas en entrenamiento en el Viejo San Juan.

Las calesas son populares entre los turistas, especialmente los pasajeros de cruceros que desembarcan en la histórica ciudad.

Cinthia Ortiz, residente de Nueva York, se mostró complacida con la prohibición de este medio de transporte turístico por considerarlo un tipo de "maltrato" animal.

"Creo que en pleno 2015 los caballos no deben ser utilizados de esa manera. Hay otras maneras de mostrarle a los turistas las bellezas del Viejo San Juan", acotó.