Exilio tibetano presiona a China sobre líder desaparecido

El gobierno tibetano en el exilio quiere que sus partidarios presionen a China para que deje en libertad al 11no Panchen Lama, un líder budista que se piensa ha estado bajo custodia china desde su desaparición cuando era niño hace 20 años, dijo el martes un portavoz.

Los exiliados dicen que las autoridades chinas secuestraron a Gedhun Choekyi Nyima el 17 de marzo de 1995, cuando tenía 6 años. Había sido reconocido tres días antes como la reencarnación del 10mo Panchen Lama.

Poco después que el niño desapareció, China nombró a Gyaincain Norbu como la reencarnación del Panchen Lama. Los tibetanos consideran que el secuestro es un esfuerzo por China para controlar la selección del próximo Dalai Lama, pues el Panchen Lama tiene un papel clave en el reconocimiento de la reencarnación del Dalai Lama.

El portavoz del gobierno tibetano en el exilio dijo que aumentará sus esfuerzos para conseguir información sobre el paradero del Panchen Lama. "No es un asunto político, sino religioso, y está relacionado con la forma fundamental de la vida tibetana", dijo Tashi Phuntsok.

Dijo que el gobierno en exilio declarará el 17 de marzo "Día Internacional de Solidaridad con Tíbet" y pedirá a sus partidarios que les escriban a sus gobiernos u pidan que presionen a China por respuestas.

El gobierno en exilio tiene su sede en el pueblo norteño indio de Dharmsala, donde ha vivido el Dalai Lama desde que se fue del Tíbet en 1959 cuando invadieron las tropas chinas. Desde entonces, China ha mantenido que el Tíbet es una parte integral de su territorio.

El Dalai Lama actual es la 14ta persona en ser el líder espiritual del budismo tibetano, una tradición que data de 500 años en la que cada Dalai Lama es escogido de niño por monjes por medio de una serie de rituales místicos. Cada uno es considerado reencarnación de su predecesor.

Muchos observadores dicen que su muerte llevará a la existencia de Dalai Lamas rivales --uno nombrado por Beijing, que controla Tíbet, y el otro por los monjes ancianos, leales al actual Dalai Lama.