Polémica en Israel por un cambio de moqueta en un templo

Comenzó como una proyecto de reforma rutinario: Las autoridades musulmanas sustituyen la vieja alfombra desgastada por el uso de miles de fieles en la Cúpula de la Roca, el icónico santuario de cúpula dorada que preside la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Pero el concepto de remodelación rutinaria no existe cuando se trata del edificio más disputado de Jerusalén, donde la mera presencia de un destornillador puede amenazar con encender tensiones religiosas.

La moqueta ha desatado una guerra santa verbal por el monte del Templo o Explanada de las Mezquitas, sagrado para judíos y musulmanes, cuyas reivindicaciones suelen originar violencia.

Autoridades arqueológicas israelíes sostienen que las reparaciones se realizaron a sus espaldas, y un ministro del gobierno israelí pidió que se paralicen los trabajos de inmediato, argumentando que podrían causar daños irreparables. Frustrados investigadores israelíes dicen que con anterioridad documentaron diseños en el suelo que fueron descubiertos tras retirar las viejas alfombras, pero no pudieron documentarlos antes de que los operarios instalasen la nueva moqueta.

"Ahí hay algo. No sé lo que es. Pero ahí hay algo escondido", dijo el arqueólogo israelí Zachi Dvira, que estudia el templo.

Funcionarios de la Waqf, la autoridad musulmana que gestiona el complejo de la mezquita Al Aqsa, que incluye la Cúpula de la Roca, rechazaron las acusaciones israelíes.

El jeque Azam Tamimi, director de la Waqf, señaló que los trabajas llevan mucha demora y de forma desafiante dijo que había prohibido cualquier implicación israelí.

"Nuestro trabajo en Al Aqsa es transparente", contó a la Associated Press. "Solo estamos colocando una alfombra y fieltro. Nada más, nada menos".

Los trabajos comenzaron en silencio hace más de un mes, e Israel facilitó el proyecto de renovación, dijo Jamal Al Quda, miembro del grupo de instaladores de moqueta jordanos que recibieron los visados israelíes para la obra.

Un albarán fechado el 11 de marzo emitido por una empresa de alfombras egipcia a la embajada de Jordania en Tel Aviv enumera 80 rollos de alfombra para la mezquita y la zona de oración que rodea la el bloque de roca ubicado bajo la cúpula.

El rey de Jordania, Abdulá II financió el proyecto, según Waqf. Israel arrebató a Jordania el control de la Ciudad Vieja de Jerusalén en la guerra de 1967, pero en virtud de un acuerdo tomado hace años, Amán sigue siendo el custodio de las partes musulmanas del lugar.

Una tarde hace pocos días en una pequeña cueva bajo la roca de templo, Al Quda escurrió un pegamento multiusos de un gran barreño sobre una intrincada decoración elaborada con baldosas de piedra en el suelo de mármol de la cueva. Explicó que el producto era necesario para fijar la capa base de fieltro antes de instalar la moqueta encima y agregó que el pegamento no dañaría el suelo.

"Sale de las manos", apuntó frotándose los dedos.

Los crípticos diseños geométricos despertaron la imaginación de algunos investigadores sobre los secretos que podría esconder debajo.

La tradición judía antigua dice que el Arca de la Alianza, recubierta con una carcasa dorada y que contenía los Diez Mandamientos, podría haberse escondido en una cámara cuando se destruyó el Primer Templo Judío hace unos 2.500 años. Es un misterio como de película de Indiana Jones que recuerda al Santo Grial para los entusiastas de la Biblia.

Aunque Jerusalén es tal vez la ciudad más excavada del mundo, la Cúpula de la Roca y su colina son una mina arqueológica que nunca ha sido propiamente estudiada por las sensibilidades políticas que rodean el lugar.

___

El periodista de AP Daniel Estrin está en Twitter en www.twitter.com/danielestrin.