Ciudades de Arkansas combaten leyes consideradas anti gay

Después de que el estado de Arkansas se enfrentara a críticas generalizadas por una ley que algunos consideran anti homosexuales, varias ciudades de la región preocupadas por los daños económicos que pueda suponer han desafiado las leyes al expandir sus protecciones contra la discriminación.

La tendencia incluye desde una ciudad que pidió a los votantes que desafiaran la ley estatal que limita las ordenanzas anti discriminación a otras que amplían sus propias normas de contratistas para incluir referencias a la orientación sexual y de género. La ciudad más grande del estado, Little Rock, está considerando si exige que todos sus proveedores incluyan protecciones contra la discriminación a personas homosexuales, bisexuales y transexuales.

Los cambios siguen a la aprobación de una ley de objeción religiosa que fue modificada en respuesta a las críticas de algunos de los empleadores más grandes del estado --incluyendo la gran cadena de tiendas Wal-Mart-- sobre que una versión anterior discriminaba a los gays y las lesbianas. Arkansas también se convirtió este año en el segundo estado, después de Tennessee, que prohíbe a los gobiernos locales expandir sus leyes anti discriminación para incluir la identidad de género y la orientación sexual.

La ley prohíbe ordenanzas locales que veten la discriminación en un supuesto no reconocido por el estado, y Arkansas está entre los 29 estados que no contemplan la orientación sexual en sus leyes contra la discriminación. La nueva ley estatal no afecta a las normas de contratación de localidades y condados, que es lo que modificaría la ordenanza de Little Rock. La propuesta de esa ciudad va un paso más allá al establecer restricciones sobre cualquier empresa contratada por el ayuntamiento.

Los partidarios afirman que la maniobra es necesaria para enviar un mensaje a las empresas que puedan verse amedrentadas por las nuevas leyes.

"Hago todo lo que puedo como alcalde para decirles que la ciudad de Little Rock y los ciudadanos de Little Rock en ningún caso creen que ésa sea la estrategia que debamos seguir", afirmó el alcalde de la ciudad, Mark Stodola. "La ciudad está abierta a los negocios, y da la bienvenida a personas de toda condición".

La propuesta, que se presentará el martes ante el consejo municipal de Little Rock, podría abrir un desafío legal con su requisito sobre los proveedores municipales. El abogado de la ciudad cree que la cláusula es legal, señalando que otras leyes estatales sobre el acoso en internet y los refugios de violencia doméstica prohíben la discriminación basada en la orientación sexual.

Pero el senador estatal que impulsó la ley en Arkansas, que entrará en vigor a finales de julio, dijo creer que como mínimo va contra el espíritu de su propuesta.

"Creo que va contra la que era nuestra intención", dijo el senador Bart Hester, republicano.

Los partidarios de las propuestas locales las describen como una cuestión favorable a los negocios, y la Cámara de Comercio Regional de Little Rock apoya la medida.

Por el horizonte asoma otro desafío. El 12 de mayo, los vecinos de Eureka Springs --un popular destino turístico en el noroeste del estado-- votarán una ordenanza que prohíbe al ayuntamiento y las empresas discriminar a personas del colectivo LGBT (un acrónimo que hace referencia a homosexuales, bisexuales y transexuales). El consejo municipal aprobó la norma en febrero, y después convocó un referéndum.

Aunque los votantes decidan apoyar la ordenanza, la nueva ley estatal impediría aplicarla.

El alcalde, Robert "Butch" Berry, dijo creer que la nueva ley infringe las competencias locales y va contra las promesas electorales de muchos de los legisladores republicanos que ahora gobiernan el estado.

"Creo que para un grupo de legisladores que afirma que en nuestra vida ya hay demasiada interferencia del gobierno, es bastante hipócrita que aprueben más restricciones sobre las ciudades", dijo Berry.

___

Andrew DeMillo está en Twitter como www.twitter.com/ademillo