Madre de piloto ucraniana presa en Rusia busca apoyo global

La madre de una piloto de helicóptero ucraniana encarcelada en Rusia está inmersa en una campaña global para buscar apoyos de líderes mundiales para ejercer presión sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, sobre la liberación de su hija.

Nadezhda Savchenko fue capturada por una milicia pro rusa y está bajo custodia desde junio de 2014 acusada de estar implicada en un ataque en el que murieron dos periodistas rusos que cubrían la guerra entre el ejército de Kiev y separatistas respaldados por Rusia en el este de Ucrania. En el momento del ataque, la piloto de 33 años servía en el batallón voluntario Aidar que luchaba junto a fuerzas del gobierno cerca de la ciudad oriental de Lugansk.

Maria Savchenko inició su campaña en Alemania, donde pidió ayuda a legisladores y escribió una carta a la canciller Angela Merkel para "traer a Nadiya de vuelta a Ucrania", empleando el nombre ucraniano de su hija. Nueva York es su segunda parada y el martes se reunirá con el secretario general adjunto para Derechos Humanos de Naciones Unidas, Ivan Simonovic.

Savchenko dijo en una entrevista con la Associated Press el lunes que su hija es una prisionera política y que los fiscales rusos no presentaron "ninguna prueba" de que hubiese proporcionado directrices para un ataque con mortero que mató a dos periodistas dela televisora estatal rusa en un puesto de control en el este de Ucrania, como reclama Moscú.

La misión rusa en la ONU, preguntada por comentarios sobe las denuncias y críticas de Shavchenko, dijo: "Ella está acusada de un delito grave como cómplice en el asesinato de dos periodistas rusos".

Maria Savchenko asistió el domingo a una manifestación cerca de la misión diplomática de Rusia donde unas 100 personas firmaron una petición a la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, pidiendo su ayuda para conseguir la liberación de Nadiya. Las próximas paradas de la madre serán París y otros países europeos.

"Soy una madre desesperada que está lista para recorrer el mundo para hacer todo lo posible para que se escuche mi mensaje", dijo Savchenko, de 78 años. "I call upon all international leaders to help me to bring my daughter back home."

Escribió una carta a Putin en la que le decía: "Sé que tiene hijos y que tiene una madre. Bueno, yo soy madre y debería tener al menos un uno por ciento de compasión con mi hija que ahora está en prisión bajo pretextos absolutamente artificiales".

Savchenko dijo que Putin es "una terrible persona" que actúa como el agente profesional del KGB que fue, y le acusó de retener a Nadiya como rehén para "intercambiar algunos favores" en el futuro.

Nadiya pasó 83 días en huelga de hambre para protestar por su detención, pero la presión de su familia y partidarios hizo que empezase a beber leche y comer queso en marzo. Aunque pasó de pesar 78 kilos (172 libras) a 53 (117), su abogado ruso, Mark Feygin -- que la vio por última vez esta semana -- dijo que su condición física es mucho mejor que hace unos meses.

Feygin, que viaja con la madre, dijo que la vista preliminar de Nadiya se celebró en Moscú y que su equipo de defensa espera que la corte presente su veredicto al final del verano. El letrado dijo que trató sin éxito que se retirasen los cargos en su contra por falta de pruebas, presentando incluso registros de celulares que mostraron que "fue secuestrada dos horas antes de que los periodistas fuesen asesinados".

Desde su arresto, Nadiya fue elegida diputada para el Parlamento de Ucrania y delegada ante el Consejo de Europa, lo que le da inmunidad diplomática, "pero todo es ignorado por la justicia rusa", señaló el abogado.

Feygin dijo que la única opción que le queda, como su abogado, es considerarla "prisionera de guerra".