Al-Shabab ataca camioneta de la ONU en Somalia con bomba

El estallido de una bomba colocada por extremistas islámicos en una camioneta de la Naciones Unidas en el norte de Somalia, una región normalmente tranquila, dejó el lunes al menos siete personas muertas, incluyendo cuatro empleados de la agencia para la infancia de la ONU, en un incidente que provocó una condena generalizada.

Dos kenianos, un ugandés, un afgano y tres somalíes perdieron la vida en el atentado en la localidad de Garowe, en tanto que un estadounidense, un sierraleonés, un ugandés y un keniano resultaron heridos, dijo el coronel de la policía Ali Salad a The Associated Press.

El presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, describió los hechos como un ataque directo contra el futuro del país.

"Este ataque no sólo estuvo dirigido contra Naciones Unidas, sino que al atacar a la UNICEF, al-Shabab también atacó a la infancia somalí. Se trata de un atentado contra el futuro de nuestro país y lo condeno en los términos más enérgicos posibles", dijo Mohamud en un comunicado.

Al-Shabab, que lucha para convertir Somalia en un estado islámico integrista, reivindicó el atentado a través de su emisora de radio y dijo que era en venganza por un ataque en Garowe, capital del estado de Puntland.

El director ejecutivo de la UNICEF, Anthony Lake, declaró: "Nuestros colegas dedicaron sus vidas a trabajar para los niños de Somalia. No son víctimas. Ellos y quienes resultaron heridos son héroes. Lamentamos su pérdida y expresamos confianza en la plena recuperación de los heridos".

La bomba fue colocada al parecer bajo uno de los asientos y activada a control remoto, dijo el policía Yusuf Ali.

Jama Hashi, residente en Garowe, dijo que escuchó el estruendo de la explosión dentro de la camioneta cuando ésta pasaba cerca de las oficinas de la agencia de la ONU para los alimentos.

Extremidades humanas quedaron desperdigadas en los alrededores, agregó. Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona mientras ambulancias trasladaban a los heridos.

Fotografías mostraban el techo del vehículo que quedó destrozado por la explosión. Un cadáver del que goteaba sangre estaba reclinado hacia el exterior de una ventaja cuyos vidrios estallaron por el estallido.

Los atentados con bomba son poco habituales en el norte de Somalia, a diferencia del sur, donde al-Shabab combate al gobierno somalí ya las fuerzas de la Unión Africana que lo apoyan.

___

La periodista de The Associated Press, Edith M. Lederer, en Naciones Unidas, contribuyó a este despacho.