Turquía envía condolencia a descendientes de armenios

El primer ministro turco Ahmet Davutoglu ofreció el lunes sus condolencias a los descendientes de armenios muertos hace 100 años a manos de turcos otomanos, y anunció que se realizará un servicio en el Patriarcado Armenio en Estambul para conmemorar a las víctimas.

En su mensaje conciliador presentado días antes de las conmemoraciones centenarias del 24 de abril, Davutoglu, sin embargo, no calificó el hecho como genocidio y criticó los esfuerzos para presionar a Turquía a que reconozca la matanza como tal.

"Reducir todo a una sola palabra, cargar toda la responsabilidad a la nación turca (...) y combinar esto con un discurso de odio es jurídica y moralmente problemático", enfatizó Davutoglu.

Al acercarse el centenario, los armenios han estado en campaña para que haya un mayor reconocimiento de que la matanza constituyó genocidio, mientras que Turquía ha cabildeado enérgicamente para evitar que los países reconozcan oficialmente las masacres como genocidio.

A Turquía le preocupa que el presidente estadounidense Barack Obama --quien ha evitado utilizar el término dada la importancia que otorga Washington a Turquía como aliado-- pueda referirse a las muertes como genocidio el 24 de abril.

Historiadores calculan que hasta 1,5 millones de armenios fueron asesinados por turcos otomanos alrededor de la época de la Primera Guerra Mundial, un hecho visto ampliamente por eruditos como el primer genocidio del siglo XX. Turquía, empero, niega que las muertes hayan constituido genocidio, y dice que la cifra ha sido exagerada y que quienes murieron fueron víctimas de la guerra civil y disturbios.

"Nosotros una vez más recordamos con respeto a los otomanos armenios que perdieron sus vidas durante la deportación de 1915, y compartimos el dolor de sus hijos y nietos", dijo Davutoglu en su mensaje.

El Comité Nacional Armenio de Estados Unidos rechazó inmediatamente el mensaje de Davutoglu, al que calificó como una "disculpa falsa", e hizo un llamado a Obama para que reconozca formalmente las masacres como genocidio.