Interpol busca a guatemalteco prófugo por defraudación

La policía Internacional, Interpol, incluyó entre los más buscados al guatemalteco Juan Carlos Monzón Rojas, ex secretario privado de la vicepresidenta Roxana Baldetti quien está prófugo acusado de asociación ilícita de una millonaria defraudación al fisco.

La fiscalía junto a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, un organismo de Naciones Unidas con la misión de desbaratar el crimen organizado incrustado en el país, lo acusa de ser el líder de una red de funcionarios y particulares, que defraudó al fisco por millones de dólares.

La última vez que se supo de Monzón, de 47 años, fue cuando viajó, el 13 de abril, junto a la vicepresidenta Baldetti, de quien era su mano derecha, a Corea del Sur, donde ella recibió un Doctorado Honoris Causa de una universidad local.

El domingo Baldetti dijo que ella misma le había alertado a Monzón sobre la investigación que realizaban en su contra y que luego de destituirlo le pidió volver al país a enfrentar la justicia, pero el hombre escapó.

Según las investigaciones, Monzón habría usado su cercanía al poder para obtener información privilegiada a fin de cometer los ilícitos al frente de una red que mediante sobornos y robo de mercadería hizo el desfalco millonario.

Las autoridades hasta el momento tienen a 22 personas capturadas, gracias a escuchas telefónicas donde se determinó que la organización se hacía llamar "la línea" y estaba integrada por funcionarios públicos de alto nivel y tramitadores.

El juzgado de Primera Instancia Penal luego de tomarles declaración deberá definir la situación legal de los detenidos.

En las escuchas algunos involucrados hacen mención de personas como "R'', o "la número dos" y "El presidente", sin embargo la fiscalía no ha querido informar sobre a quiénes se referían.

La estructura diseñó una tabla paralela con la cual se realizaban los cobros ilegales en las aduanas, con la intención de beneficiar a ciertos empresarios con sobornos. Las autoridades explicaron que las acciones se realizaron en los puertos de Santo Tomas de Castilla y Quetzal, en el Atlántico y el Pacífico.

En algunas escuchas telefónicas los involucrados hablan en clave, pero las autoridades lograron obtener videos y fotografías de las reuniones que sostenían con empresarios, pruebas que se complementan con las escuchas.