Paraguay: indígenas son pobres pero ricos en cultura

Los indígenas que sobreviven en medio de la pobreza en Paraguay distribuidos en 20 etnias han perdido el dominio de sus tierras ancestrales pero mantienen fuerte su identidad cultural y la actitud de autodeterminación.

Así lo señaló a The Associated Press el lunes el sacerdote italiano y antropólogo Giuseppe Zanardini con motivo del Día del Indígena Americano, que se conmemora como homenaje al Primer Congreso Indigenista Interamericano realizado en México el 19 de abril de 1940.

"Los miembros de pueblos originarios han abandonado el campo, en muchos casos, para instalarse en los suburbios de las ciudades buscando una vida mejor", dijo Zanardini, experto de de la Universidad Católica, de la capital paraguaya.

"En 500 años los indígenas fueron despojados de sus territorios pero es admirable la riqueza cultural que poseen. Todavía mantienen vigente su propia lengua, danzas, disciplina interna -derecho consuetudinario-, rituales y preparación de alimentos", agregó Zanardini.

Añadió que "en Paraguay y en toda Latinoamérica existen leyes que protegen a los aborígenes pero deben luchar por reconquistar jurídicamente sus tierras aunque se acaban los bosques y ya no pueden cazar ni recolectar frutas silvestres".

Andres Chemmei, jefe de la etnia Maká que en los años 50 migró de Chaco Boreal, en el noroeste, hasta a la periferia norte de Asunción, dijo a la AP que "estamos instalados en un área urbana con viviendas propias dedicándonos a la artesanía pero tenemos nuestra propia escuela y cuidados nuestra cultura".

Con relación a los miembros de las algunas etnias que se encuentran deambulando en los alrededores de las ciudades sobreviviendo en extrema pobreza, Zanardini dijo que "el Estado debe cuidarlos con educación y salud públicas sin lesionar el derecho que tienen de migrar a las urbes, pero es un asunto complejo que merece un amplio análisis".

En Paraguay existen unos 110 mil aborígenes, según el censo 2012 de la agencia estatal Instituto Nacional del Indigenismo.