Gobierno colombiano rechaza ataque de ELN a oleoducto

El gobierno colombiano rechazó el lunes el ataque de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional contra uno de los principales oleoductos del país.

El domingo el grupo rebelde instaló explosivos en el oleoducto Caño-Limón Coveñas y prácticamente dejó sin agua a la ciudad de Arauca, capital del departamento del mismo nombre y a unos 460 kilómetros al noreste de Bogotá.

"Ante la mancha de petróleo que avanza sobre el Río Arauca, y como medida preventiva, la Empresa de Servicios Públicos de Arauca decidió suspender el servicio de agua potable en toda la ciudad. Cerca de 15.000 usuarios del servicio se verán afectados con la medida", dijo el ministro de Vivienda Luis Felipe Henao en un comunicado.

Agregó que el ataque de la guerrilla es inconcebible y que el gobierno central invierte casi 7,7 millones de dólares en obras de acueducto y alcantarillado.

La red de transporte petrolera colombiana es de alrededor de 9.000 kilómetros, entre oleoductos y poliductos, de acuerdo con Ecopetrol, propietaria del tubo Caño Limón-Coveñas, el segundo más grande del país después del Oleoducto Central.

La estadounidense Occidental es la que extrae el crudo del campo Caño Limón, que alimenta la tubería.

El junio del año pasado el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional anunciaron que estaban en la fase exploratoria de un eventual proceso de paz que ponga fin a unos 50 años de confrontaciones entre las partes.