Vaticano defiende a beato español

El Vaticano ha emprendido una campaña para defender a un misionero franciscano del siglo XVIII al que canonizará el papa Francisco en Estados Unidos a pesar de las protestas de indígenas estadounidenses, que comparan la conversión de las comunidades autóctonas que hizo ese religioso con genocidio.

El Vaticano está trabajando con la Arquidiócesis de Los Ángeles y el principal seminario estadounidense en Roma a fin de efectuar el 2 de mayo una celebración de un día en el Colegio Norteamericano para rendir homenaje al reverendo Junípero Serra, quien hizo llegar el cristianismo a buena parte de California mientras marchaba hacia el norte con los conquistadores españoles.

Francisco celebrará una misa en su honor.

Para la Iglesia, Serra fue un gran evangelizador y un modelo para los hispanos de hoy. Pero muchos indígenas estadounidenses dicen que Serra ayudó a eliminar poblaciones autóctonas, esclavizó a los conversos y propagó enfermedades mientras imponía el cristianismo a la fuerza.

Los inconformes han llevado a cabo protestas en California y pretenden que la estatua de Serra sea retirada del Congreso estatal.

Funcionarios vaticanos defendieron a Serra el lunes, y alegan que los hechos históricos indican que defendió a los indígenas estadounidenses, con frecuentes intervenciones para que no les causaran daño los representantes coloniales, que eran más brutales.

El reverendo Vincenzo Criscuolo, un franciscano que trabaja en la oficina de las causas de los santos del Vaticano, dijo que es importante ver a Serra como "un hombre de su tiempo" quien, como muchos otros, usaba el castigo corporal como una herramienta de enseñanza.

"No debe obviarse, pero no cometió 'genocidio', no aplicaba penas de muerte", dijo a periodistas.

Guzmán Carriquiry, el segundo funcionario en importancia en la Pontificia Comisión para América Latina y amigo del papa, censuró los planes para retirar la figura de Serra del Salón Nacional de Estatuas del Congreso y subrayó que se trata del único personaje hispano en la colección.

"Quieren retirar su estatua del Capitolio precisamente cuando el primer papa latino planea canonizarlo. Digamos que esa no sería una gran bienvenida en un país que dice ser un ejemplo de multiculturalismo", dijo Carriquiry.

Francisco planea canonizar a Serra el 23 de septiembre en Washington al comienzo de su visita a Estados Unidos.

Francisco desea la canonización aun cuando el Vaticano jamás confirmó un segundo milagro atribuido a la intercesión de Serra.

Criscuolo reveló que la Congregación para las Causas de los Santos no ha aprobado oficialmente la canonización, pero en este momento "es difícil que los cardenales y obispos se opusieran" ante el anuncio de Francisco en enero de convertir a Serra en santo.

___

Nicole Winfield está en Twitter como www.twitter.com/nwinfield