Italia rescata a 20 migrantes con quemaduras

El incesante flujo de migrantes que huyen de la inestabilidad en Libia produjo una nueva escena de horror el viernes: el hallazgo de 20 migrantes a la deriva en el mar que habían sufrido quemaduras graves por una explosión de gas antes de abandonar Libia, y que fueron obligados a subir al bote sin recibir tratamiento.

Las embarcaciones italianas han rescatado a más de 10.000 personas, muchas de ellas refugiados de guerra, durante la última semana, una cifra sin precedentes para un periodo tan corto. La afluencia ejerce presión al sistema de refugios de Italia y aumenta las peticiones por una mejor respuesta ante la emergencia.

Más de 400 migrantes murieron ahogados en dos naufragios la última semana, lo que elevó a más de 900 el número de personas que han muerto o desaparecido en lo que va del año mientras realizan el peligroso trayecto, 10 veces más que el registrado durante el mismo periodo el año pasado.

Entre las víctimas con quemaduras rescatadas el viernes luego de dos días en altamar en una balsa a medio inflar se encontraba un bebé de seis meses. Era uno de cerca de 70 migrantes fueron rescatados y transportados a la isla italiana de Lampedusa. Una de las víctimas con quemaduras, una mujer, murió en el traslado.

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados informó que la explosión con gas para cocinar ocurrió en el centro de retención dirigido por los contrabandistas que demandan miles de euros (dólares) por un lugar en las peligrosas embarcaciones que cruzan el Mediterráneo.

"Un cilindro de gas explotó y mató a varias personas y dejó heridas a otras tantas", dijo la portavoz del alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados en Italia, Barbara Molinario. "Los traficantes no les permitieron salir y llegar al hospital para recibir tratamiento por unos días. Y así fueron subidos a bordo".

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) dio a conocer imágenes de las víctimas gravemente quemadas cuando eran sacadas de un velero italiano tras su llegada a Lampedusa, una pequeña isla frente a las costas de Sicilia. Trabajadores de salud ayudaron a aquellos que tenían las manos cubiertas de gazas a dejar el navío, mientras que las víctimas con heridas más graves fueron transportadas en camillas. Cinco de las víctimas con quemaduras más graves fueron trasladadas vía aérea a hospitales en la cercana Sicilia.

"Este horrible incidente en el que se involucra a traficantes de personas muestra la urgente necesidad de crear alternativas legales seguras para que los refugiados no tengan la necesidad de arriesgar sus vidas de esta forma", dijo el ACNUR en un comunicado.

___

Los periodistas de The Associated Press Nicholas Paphitis en Atenas y Brian Rohan en El Cairo contribuyeron a este despacho.