El partido gobernante de Japón citó a ejecutivos de dos importantes cadenas de televisión para hablar de programas críticos en una acción que los opositores consideran pone en riesgo la libertad de prensa.

El panel del Partido Democrático Liberal sobre información y estrategia de comunicación comenzó a cuestionar a los directivos de Asahi TV y la cadena pública NHK el viernes por dos programas diferentes. En uno, NHK supuestamente transmitió imágenes preparadas y el otro concernía a un presentador de Asahi que hizo comentarios críticos a la oficina del primer ministro Shinzo Abe.

El principal partido de oposición criticó los cuestionamientos como una potencial violación a la libertad de prensa.

El portavoz del gobierno Yoshihide Suga negó las sugerencias de que esto intenta poner presión a los medios de comunicación.

El gobierno de Abe ha sido criticado de volverse demasiado sensible al periodismo crítico.