México: Indemnizarán a sobrevivientes de matanza de ejército

Autoridades estatales informaron el jueves que se investiga a 28 funcionarios por los supuestos abusos cometidos durante el encubrimiento de una matanza perpetrada por soldados en la que murieron por lo menos una decena de presuntos delincuentes que ya se habían rendido.

El gobierno del Estado de México, limítrofe con la Ciudad de México, tenía la responsabilidad inicial de investigar la matanza de junio de 2014. Dos sobrevivientes contaron a The Associated Press que detectives estatales y agentes de la procuraduría las torturaron y amenazaron para que respaldaran la versión del ejército de que los 22 sospechosos asesinados habían muerto durante un tiroteo con los soldados.

Durante un testimonio ante una comisión legislativa, el procurador estatal, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, reveló el jueves que se ha iniciado una investigación sobre 28 funcionarios en relación con el caso.

El secretario de gobierno estatal, José Manzur, dijo que las dos testigos ahora son consideradas víctimas y que se les compensará económicamente por los daños. Comentó que si algún funcionario violó los derechos humanos de las mujeres involucradas en el caso "será castigado de manera ejemplar conforme a la ley".

Pero el funcionario también defendió la respuesta inicial del estado ante la matanza.

El 1 de julio, un día después del tiroteo, el gobernador del Estado de México, agradeció públicamente al ejército por su "valentía" y "firmeza" durante la confrontación. Manzur aclaró que se felicitó al ejército el día de los hechos "por haber rescatado a tres personas secuestradas, no por los hechos violentos".

Consideradas originalmente víctimas de secuestro, dos de las tres sobrevivientes fueron encarceladas durante meses por cargos de armas antes de ser liberadas. Aseguran haber sido torturadas mientras estuvieron detenidas.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos encontró que entre 12 y 15 de los sospechosos arrinconados en un almacén el 30 de junio se rindieron, pero de igual forma fueron blanco de los disparos. Informó de igual manera de que había evidencia de que la escena había sido alterada.

El ejército informó inicialmente que los 22 sospechosos habían muerto en un encarnizado tiroteo con los soldados luego de que una patrulla fuera balaceada en una bodega en el pueblo de San Pedro Limón. Señaló que solo un soldado resultó herido.

Más tarde, siete soldados de bajo rango, incluyendo un teniente, fueron acusados en el caso. Pero la comisión de derechos humanos citó a testigos que acusaban la participación de un oficial de alto rango en la matanza.