Beca Adidas-Border busca romper individualismo del arte

Si la escena del novel arte mexicano enfrenta un obstáculo éste sería la visión aislada de los jóvenes.

Por ello, en su edición 2015 la beca Adidas-Border, apostó por apoyar proyectos en colaboración. Su director, Willy Kautz, explicó que el arte ya no puede quedarse a nivel individual y que muchas veces su función social obliga a que los proyectos se enriquezcan con el trabajo multidisciplinario.

"En estas últimas generaciones creo que hay una pregunta muy sería sobre cómo investigar la función social del arte, una preocupación política que los lleva a colaborar con otras personas, que plantean los espacios de estudio como espacios de discusión", dijo Kautz el jueves en una entrevista con The Associated Press. "Los artistas tienen que salirse de su lugar de comodidad de diseño, de estudio autoral, de ese ensimismamiento y desarrollar dinámicas de consolidación de equipo. El objetivo era que sepan organizar un equipo para desarrollar sus propuestas, que va más allá de desarrollar un objeto", agregó.

Desde su surgimiento hace cuatro años, la beca, ha logrado colocarse como una de las alternativas de apoyo para a artistas recién graduados cuyas incipientes propuestas no encajan fácilmente en los museos mexicanos.

El estímulo está dotado de una serie de tutorías con expertos en diversos campos artísticos, fondos para el realizar la propuesta y un espacio en un museo para la exhibición de los proyectos ganadores. Este año las obras seleccionadas recibieron 56.000 pesos mexicanos (unos 3.700 dólares) para desarrollarse, las cuales tuvieron que incluir el desarrollo de equipos heterogéneos.

El primer reto que debían sortear los artistas que se postularon era traducir sus propuestas en un pabellón, concebido como "un dispositivo" que forma parte del discurso del proyecto.

"Este era el truco, que no están diferenciados, que tienen la misma identidad", indicó Kautz desde el Museo Universitario del Chopo de la Ciudad de México, donde el jueves se inauguraba la muestra "Beca Adidas-Border. Cuarta edición".

La muestra ofrece un diálogo a la sociedad a través de cuatro pabellones "ideológicos" y "reflexivos" que critican los procesos de consumo, política e incluso la autosustentabilidad a través de disciplinas como arquitectura, moda o vehículos de bambú.

La artista María Sosa subrayó que trabajar en equipo les ayudó a profundizar aún más en ciertas temáticas junto a sus colaboradores, pues muchas cuestiones personales llegaron a la propuesta final.

"Nos empezamos a cuestionar la forma en qué está estructurada la historia. Nos empezamos a cuestionar desde el arte, lo que el arte está haciendo frente a eso o si tiene una postura frente a ello", expresó sobre "Historia Universal de Life", que critica la centralización del conocimiento a partir de las enciclopedias.

Prendas, anaqueles y aparadores sirven como punto de partida para "Moda y política: encuentros místicos en la Ciudad de México" en el que Monsterrat Caballero que analiza el sistema de la moda en México y la imposición y control de los mercados por parte de los extranjeros.

Caballero destacó el aspecto colaborativo del proyecto basado en análisis históricos y sociales que no podría haber desarrollado individualmente.

"Esa es la parte más interesante del proyecto", refirió sobre el desarrollo del pabellón al que sumó a una politóloga y una curadora para revisar la historia través prendas que en su confección ofrecen un recorrido desde la llegada de los españoles, el paso por el Tratado de Libre Comercio y que culmina con los procesos de producción dominados por los chinos.

"Beca Adidas-Border. Cuarta edición" permanecerá en exhibición hasta junio.