Caravana de inmigrantes viaja a Nueva Orleans para audiencia

Toma más de 15 horas recorrer por tierra los 1.400 kilómetros que separan a Miami de Nueva Orleans. Pero un grupo de inmigrantes asegura que el sacrificio no es nada en comparación con lo que sufren sus familias debido al retraso en la implementación de las medidas ejecutivas anunciadas hace meses por el presidente Barack Obama.

Por eso, una treintena de inmigrantes del sur de Florida decidió partir el jueves en dos camionetas hacia el estado de Luisiana, donde el viernes un tribunal de apelaciones escuchará una demanda que ha frenado temporalmente la implementación de las órdenes administrativas, conocidas como DAPA y DACA por su nombre en inglés.

Viajamos "para que miren que detrás de las palabras DACA y DAPA hay rostros de familias, madres, padres, niños y vean la importancia de la decisión que van a tomar y los efectos que tiene", explicó a The Associated Press Yacqueline Lopez, una abogada boliviana de 47 años que vive sin permiso en el país desde hace 12 y podría beneficiarse con las medidas presidenciales al tener una hija residente legal en Estados Unidos.

"Su decisión va a cambiarnos la vida. Queremos que vean que queremos trabajar, ser parte del progreso de este país y que no somos delincuentes", agregó la mujer que trabaja limpiando casas y sueña con ejercer su profesión una vez que haya legalizado su residencia.

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Nueva Orleans escuchará el viernes los alegatos de la solicitud de emergencia del gobierno para que levante temporalmente la suspensión de la acción ejecutiva que protege a unos cinco millones de inmigrantes de la deportación. El Departamento de Justicia presentó en marzo ese pedido argumentando que no puede esperar a que el juez federal Andrew Hanen de Brownsville, Texas, que bloqueó las medidas, tome una determinación.

El magistrado frenó temporalmente las medidas al aceptar una demanda de una coalición de 26 estados republicanos para revocar el plan de inmigración de Obama.

Encabezados por Texas, los estados argumentan que la acción del presidente fue inconstitucional y los obligaría a invertir más en seguridad pública, salud y educación.

La solicitud del gobierno busca que la Corte de Apelaciones apruebe provisionalmente la implementación de las medidas que otorgarían permiso de trabajo y de residencia temporal a millones de inmigrantes que reúnen ciertos requisitos, mientras avanza la demanda a través de las cortes.

Otra coalición de 14 estados, entre ellos California, Iowa y el Distrito de Columbia, presentó una moción ante el tribunal de Nueva Orleans alegando que las acciones sobre inmigración beneficiarán a los estados a través de mayores ingresos fiscales y mejor seguridad pública.

Las medidas del presidente beneficiarían a los padres con hijos residentes o ciudadanos estadounidenses y a jóvenes que llegaron de niños y han permanecido en el país sin autorización.

Fausto Jiménez, un inmigrante ecuatoriano sin autorización para vivir en Estados Unidos, viajó el jueves a Nueva Orleans desde Nueva York, acompañado por su hija Cristina Jiménez. Ambos tomaron un avión y planean participar el jueves en una concentración junto a miembros del Centro de Trabajadores de Nueva Orleans. El viernes planean acudir  a una manifestación frente a la corte.

"Lo más importante es que los jueces, los políticos y todo el pueblo americano entienda que se necesita este programa", dijo Cristina Jiménez en referencia a la iniciativa de alivio migratorio que ayudaría a padres con hijos estadounidenses o con la residencia permanente.

"El programa no beneficiaría sólo a mi papá sino a todo el país.  Queremos demostrar que nuestra comunidad no va a darse por vencida", agregó Cristina, de 30 años, que ha logrado obtener la residencia permanente.

En Los Ángeles, decenas de inmigrantes que se beneficiarían de DAPA y la extensión de DACA realizarán el jueves por la noche una vigilia en la Iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles, en el centro de la ciudad. El evento, que también incluirá oraciones, testimonios y canciones, ocurrirá en la víspera de la audiencia de la Corte de Apelaciones.

Los inmigrantes y activistas de Miami prevén unirse en caravana a otras camionetas que partirán de otras ciudades de Florida y converger finalmente con cientos de personas que viajarían desde otros estados hasta Nueva Orleans.

Un grupo de ellos aspira a poder ingresar a la sala de audiencias, mientras la mayoría permanecerá frente al edificio de la Corte. Entre los viajeros hay mujeres y niños, dijeron algunos de los inmigrantes.

"Mientras las medidas no se pongan en vigencia las familias siguen con pánico de ser deportadas, se siguen destrozando familias y lastimando niños injustamente", dijo Nora Sándigo, directora de la organización Fraternidad Americana quien viajará junto a cinco menores que están bajo su custodia. "Los niños y las familias han estado en constante miedo", señaló.

-------

Los periodistas de la AP en Los Ángeles, E.J. Támara, y en Nueva York, Claudia Torrens, contribuyeron con esta información.