Irene Azuela celebra con su hija nueva nominación al Ariel

Su reciente debut como madre ha orillado a Irene Azuela a apartarse del mundo exterior para concentrarse en su pequeña hija Juliana. Pero eso no le ha impedido celebrar las 10 nominaciones al premio Ariel que recibió "Las oscuras primaveras", incluida una para ella como mejor actriz.

Azuela dijo que las candidaturas, que también incluyen mejor película y mejor dirección, son "una última decorada" a un proyecto al que se sumó sabiendo que era "un barco de riesgo" debido a los temas que aborda.

"Es una película directa, no intenta cuestionar al espectador o ponerlo en un lugar que tenga que descifrar o X o Y", dijo Azuela el miércoles a The Associated Press en entrevista telefónica. "Es una historia riesgosa, que además nos habla de temas absolutamente comunes como es la culpa, la infidelidad, el deseo y la maternidad difícil".

La cinta explora sentimientos como el deseo, la culpa y la infidelidad a través de un triángulo amoroso.

El filme de Ernesto Contreras se medirá con "Guten tag, Ramón", "La dictadura perfecta", "Güeros" y "Carmín tropical".

Para Azuela, la cinta representa la oportunidad de llevarse su tercer Ariel. Aunque a sus 35 años ya se ha alzado dos veces consecutivas con el premio, expresó que está lejos de acostumbrarse a la posibilidad de ser galardonada.

"¡Híjole! creo que para acostumbrarme tendrían que pasar muchos más", expresó entre risas la actriz, quien a mediados de marzo debutó como madre.

"Me sorprendió mucho, sobre todo porque en estos últimos días he estado más en casa poniéndole atención otras cosas con mi hija", agregó. El padre de la niña es el bajista de Café Tacvba, Quique Rangel.

Curiosamente, las candidaturas de "Las oscuras primaveras" también incluyen una a mejor música original, compuesta por el tacvbo Emmanuel "Meme" del Real y sus hermanos. Azuela celebró el reconocimiento.

"Me parece que hicieron un trabajo bellísimo para la película, porque además es la primera vez que hacen un 'score' (banda sonora) para una película y me parece aplaudible".

La protagonista de "Quemar las naves" y "El búfalo de la noche" dice jamás ha aceptado un papel pensando que podría traerle premios. Prefiere enfocarse en sus convicciones, en lo que el personaje le permita expresar y explorar.

En el caso de "Las oscuras primaveras", decidió encarnar a Pina porque el personaje le permitía explorar el tema del deseo y de la maternidad conflictiva.

"Me daba mucho miedo y me retaba a crear algo que es totalmente ajeno a mí", explicó. "La maternidad de Pina, o al menos el momento que vemos en la película, es una maternidad incómoda que no logra descifrar, una relación con su hijo que hasta puede llegar a ser estorbosa. Lo quiere y lo procura, pero se pregunta quién es ella además de ser la mamá de su hijo".

En la vida real, la maternidad le ha resultado una experiencia enriquecedora.

"Es muy absorbente pero al mismo tiempo muy gratificante", señaló la actriz. "Estoy feliz de poder amamantarla y darle mi tiempo. El trabajo puede esperar, puedo darme el lujo de decir ya, luego retomo mi carrera".

Azuela hará una pausa a sus labores maternales para asistir a la ceremonia de los premios Ariel, prevista para el 27 de mayo en el Palacio de Bellas Artes en la capital mexicana.

___

Isaac Garrido está en Twitter como https://twitter.com/igarridoap