UE afronta sin planes el reto migratorio en el Mediterráneo

Los países de la Unión Europea luchan para hacer frente al reto que supone la cifra sin precedentes de inmigrantes que llegan a través del Mediterráneo y tienen pocas respuestas para contener la catástrofe humanitaria que volvió a ser noticia por informes que apuntan que unas 400 personas murieron ahogadas esta semana.

Alentados por la pobreza y los conflictos, solo la semana pasada unos 100.000 inmigrantes y solicitantes de asilo intentaron entrar en la Unión Europea, donde los países miembro no tienen una respuesta clara preparada.

El aumento de travesías durante la primavera incrementará estas cifras las próximas semanas, pero desde la UE no se han programado todavía reuniones de emergencia ni propuestas listas para ser implementadas.

El máximo responsable de inmigración del bloque, Dimitris Avramopoulos, advirtió esta semana que estas trágicas escenas son "por desgracia la nueva norma y necesitaremos ajustar nuestras respuestas en consecuencia".