Dos elefantas emprenden el viaje de Seattle a Oklahoma City

Cargadas en cajas de temperatura controlada sobre un camión y acompañados por un séquito y aperitivos especiales, dos ancianas elefantas salieron del zoo de Seattle en un viaje de 2.000 millas (3.200 kilómetros) hasta su nuevo hogar en Oklahoma City.

Su partida el miércoles por la noche fue un momento de emoción, tanto para los trabajadores del zoológico de Woodland como para defensores de los elefantes, después de que un tribunal de apelaciones declinara bloquear el traslado.

"Fue un día difícil para el personal y los voluntarios, especialmente para aquellos de nosotros que hemos cuidado durante años de estas elefantas", indicó en un correo electrónico la portavoz del centro Gigi Allianic. "Nos importan mucho y las queremos. Sí, estábamos tristes de verlas partir --como al enviar a los hijos a la universidad y decir adiós_, pero estamos haciendo lo correcto por Bamboo y Chai. Estamos emocionados por ellas".

Un tribunal de la Corte de Apelaciones del 9no circuito de Estados Unidos rechazó una moción de varios activistas para impedir el traslado al Oklahoma City Zoo.

La presidenta de Woodland Park, Deborah Jensen, indicó en un comunicado que los miembros del centro agradecían la decisión judicial y estaban centrados en el bienestar de los animales. Representantes del zoológico han señalado que las elefantas podrán sumarse a una manada mayor y multigeneracional en Oklahoma City.

Los activistas afirmaban que el largo viaje podría poner en peligro la salud de las paquidermas y que su calidad de vida en Oklahoma sería peor que en Seattle. Se esperaba que el viaje llevara unas 40 horas.

La demanda formaba parte de un debate más amplio sobre si es humano tener elefantes en zoológicos, ya que los críticos afirman que estos grandes animales requieren más espacio del que proporcionan los zoológicos. Los activistas querían llevar a los animales a un santuario.

Bamboo tiene 48 años, y Chai 36.

Alyne Fortgang, cofundadora del proyecto Elephant Justice Project, acudió al zoo con otros activistas cuando quedó claro que el traslado era inminente. Algunos derramaron lágrimas.

"Esto no trata de que se nos rompa el corazón", dijo. "Trata sobre los elefantes, nuestra humanidad, y cómo tratamos a estos otros seres".

Tres expertos en elefantes, dos veterinarios y personal de transportes acompañarán al camión, señaló el zoo de Seattle.

"El viaje será directo salvo por paradas cada pocas horas para comprobar el bienestar de los animales, proporcionar comida y cambiar el agua", dijo Allianic.

Las elefantas recibieron entrenamiento con las cajas durante dos meses, señaló.

Para el camino, las paquidermas tendrán acceso a alimentos como 660 libras (unos 300 kilos) de heno, además de sandías y melones.

El zoo de Woodland estima que el traslado costará 111.000 dólares. Las elefantas estarán en Oklahoma como préstamo a largo plazo.