Niños discapacitados ucranianos, relegados a instituciones

Cada vez más niños discapacitados ucranianos se ven condenados a una vida en orfanatos e instituciones plagadas de negligencias y abusos, dijo un grupo de derechos internacional.

Ucrania está ampliando sus orfanatos y hogares para menores en contra de la tendencia mundial de ayudar a la integrar de los discapacitados en la sociedad, dijo Disability Rights International (DRI) en un informe publicado el jueves.

En su investigación de tres años, el grupo halló que los niños que viven en instituciones en el país están expuestos a violencia física y sexual y corren el riesgo de caer en manos de redes de tráfico de personas con fines sexuales, laborales o pornográficos. La presidenta de DRI, Laurie Ahern, dijo que los menores discapacitados suelen ser los que peores abusos sufren y que la mayoría languidece en este tipo de centros toda su vida.

El número de niños ucranianos en instituciones varía entre 82.000 y 200.000 según sus cálculos.

"Cuando la mayoría de los países cierran instituciones y apoyan a niños que viven en comunidades y con familias, Ucrania sigue reconstruyendo instituciones y orfanatos", dijo Eric Mathews, que lideró el proyecto de investigación DRI. "Sabemos que son peligrosos a muchos niveles y que violan los derechos humanos más básicos de los niños".

Los padres que luchan por atender a un niño discapacitado temen que tengan que depender de estas instalaciones oficiales sobrecargadas o mal gestionadas.

Nataliya Palok dijo que a su hija, Lera, le diagnosticaron una forma rara de autismo unos pocos meses antes de cumplir tres años.

Durante años, Palok ayudó a Lera, que ahora tiene 11 años, a través del sistema de escuelas públicas, antes de conseguirle una plaza en un centro de atención de día. Pero teme verse obligada en algún momento a poner a la niña en una institución del gobierno.

Lera sufre ataques frecuentes, lo que hace prioritaria la atención personalizada.

En los servicios sanitarios del estado, señaló, le han dicho que sólo pueden ofrecerle una sesión de terapia de habla y movimiento de 30 minutos cada tres meses.

"Con eso, consideran que han resuelto mi problema", dijo Palok. "Pero les dije que mi hija necesita atención todos los días, así que sugirieron que la entregase a una escuela terapéutica interna".

Ahora, Lera pasa la mayor parte de su tiempo en el centro de día Rodyna en la capital, Kiev, financiado con una mezcla de cuotas, donaciones y asistencia del gobierno. La directora del centro, Larissa Samsonova, explicó que los padres deben pagar al menos un tercio de los costes.

Rodyna es la clase de instalación que organizaciones como RDI querrían ver replicada en otros puntos del país, y la demanda es alta.

"Cada día nos llaman nuevos padres y nos piden que aceptemos a sus hijos, pero simplemente no tenemos espacio", dijo Samsonova, cuyo centro atiende a una veintena de niños.

Los padres reacios a entregar la custodia de sus hijos a instituciones gubernamentales luchan por mantenerlos en casa, a veces al cuidado de otros hermanos, y a veces solos.

"Es peligroso, pero, ¿qué puedes hacer?", dijo.

La Coalición de Personas con Discapacidades Intelectuales de Ucrania estima que la mayor parte de sus miembros no tiene accesos a tratamiento de día, como educación o terapia, señaló DRI. El resultado es casi de forma inevitable que los discapacitados se ven aislados de sus familias.

La inestabilidad política aumenta las dificultades, señaló Gabrielle Akimova, especialista de protección infantil en UNICEF Ucrania.

"Con ajustados presupuestos del gobierno, combinados con grandes desplazamientos de población provocados por el conflicto en el este de Ucrania, hay un riesgo de que incluso más niños queden al cuidado de instituciones", señaló Akimova.

Los investigadores de DRI visitaron más de 30 instituciones durante 3 años, señaló la organización, y oyeron muchas historias sobre maltrato sistemático.

"En el orfanato de Rodzil, en el oeste de Ucrania, se dijo a los investigadores de DRI que se empleaba a los internos mayores para mantener controlados a los niños más pequeños. Observamos a un adolescente vigilando a otros niños con un par de puños americanos de bronce en la mano", señaló el informe.

En algunas residencias, la falta de personal crea unas condiciones de vida miserables, indicó el grupo.

"Los investigadores de DRI hallaron que muchos niños con movilidad limitada pasan casi todo el día tumbados en cunas con una interacción mínima con el personal", indicó el grupo. "Estos niños sólo empeoran en cunas sin terapia consistente".