Presentan en El Salvador el modelo brasileño antiviolencia

El modelo de seguridad que las autoridades brasileñas han implementado en Río de Janeiro fue presentado el miércoles ante el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia de El Salvador, país en el que podría ser aplicado para combatir a las pandillas

Una delegación brasileña mostró el modelo de seguridad "Unidades de Policía Pacificadora", el cual ha sido aplicado en esa ciudad en conjunto con el componente social "Río+Social" para reducir la violencia en las favelas. Este objetivo se logra a través de la recuperación de la comunidad al incrementar la presencia policial, introducir servicios sociales y promover iniciativas de policía comunitaria.

Los brasileños explicaron que dichas unidades policiales están integradas por policías y militares responsables de los patrullajes de las calles, así como de la prevención de la delincuencia. Además está la policía civil, que se encarga de investigar los delitos.

El Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia es un organismo integrado por representantes del sector privado, las iglesias, las municipalidades y los partidos políticos que cuenta con el apoyo del gobierno salvadoreño y de las Naciones Unidas, la OEA y la Unión Europea.

El modelo brasileño también será presentado durante un seminario dirigido a representantes de los ministerios de Justicia y Seguridad Pública, así como de Gobernación y Desarrollo Territorial, y a los alcaldes de 11 municipalidades que reportan altos índices delictivos.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, informó que estudian la creación de una nueva unidad para la Policía Nacional Civil con "capacidad de reacción" ante el accionar de las maras, el nombre como se conoce a las pandillas.

"Estamos trabajando en una reestructuración de las instituciones para fortalecer la capacidad operativa de la policía, y lo más importante es la creación de la unidad que tendrá capacidad de reacción y movilización en todo el territorio nacional", dijo a periodistas.

En El Salvador, considerado uno de los países más violentos del mundo, los pandilleros están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen. El 70% de los homicidios se atribuye a ellos y un 49% de las víctimas son miembros de esas estructuras criminales.

El pasado marzo fue el mes con más homicidios en El Salvador de los últimos 12 años, una realidad que algunos ven como el resultado del desmoronamiento de una tregua entre las pandillas. Según cifras de la Policía, en marzo se registraron 481 asesinatos en el país, un promedio de 15,5 al día.