Brasil: tesorero del PT pide renunciar tras ser arrestado

El tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores pidió renunciar tras ser arrestado el miércoles por su presunta participación en una trama de corrupción multimillonaria en la petrolera estatal de Brasil.

"Por cuestiones prácticas y legales, Joao Vaccari Neto solicitó separarse del cargo de secretario de Finanzas del PT", informó el presidente del partido, Rui Falcao, en un comunicado.

Vaccari fue detenido en la ciudad de Sao Paulo bajo la sospecha de haber recibido sobornos por parte de compañías constructoras investigadas en el escándalo de corrupción de Petrobras, dijo Igor Romario de Paula, delegado de la policía federal. El tesorero fue aprehendido mientras salía a correr por la mañana.

De Paula dijo en rueda de prensa que encontraron indicios claros de delitos como desvío de dinero y corrupción, y señaló que su intervención en la red delictiva se remonta a 2004. El juez también emitió una orden de prisión para la cuñada de Vaccari y de interrogación para la esposa de éste, ya que las autoridades hallaron depósitos sospechosos en las cuentas de los parientes. No quedó claro si la cuñada fue detenida durante el día.

"Vaccari es mencionado por al menos cinco denunciantes como el intermediario del partido político al que pertenece", dijo de Paula. "Observamos un patrón de criminalidad que se repite, que es muy claro".

The Associated Press intentó contactar al abogado de Vaccari vía telefónica y correo electrónico para conocer la postura de su cliente, pero el defensor no respondió.

El tesorero del partido oficialista ha sostenido que todas las donaciones hechas a la organización durante las campañas políticas fueron legales. El Partido de los Trabajadores expresó confianza en la inocencia del dirigente y agregó que su detención era "innecesaria". Dijo también que sus abogados solicitaron su libertad.

"La detención de Joao Vaccari Neto es injustificada, ya que desde el comienzo de las investigaciones, él siempre se colocó a disposición de las autoridades para ofrecer cualquier esclarecimiento que fuera solicitado", afirmó Falcao en un comunicado enviado a la prensa. "Reafirmamos nuestra confianza en la inocencia de Joao Vaccari Neto".

La fiscalía fijó cargos hace un mes contra Vaccari por lavado de dinero y corrupción en la denominada "Operación Lava Coches", acusándolo de recibir 24 donaciones en un período de 18 meses por 4,3 millones de reales (1,3 millón de dólares).

En ese momento, el juez Sergio Moro no consideró decretar la orden de arresto. Según el diario Folha de S. Paulo, Moro ahora supone que la libertad de Vaccari es un riesgo para la investigación.

De Paula señaló que "el tipo de proyección que tiene, la influencia en su cargo y la posibilidad que aún existe de que a la larga sea fugitivo de la ley son requisitos para la prisión preventiva". No existe un plazo para que Vaccari permanezca en prisión.

La policía informó que tomarían declaración al tesorero a partir del jueves en la ciudad de Curitiba, sede de la investigación.

Los fiscales federales consideran que el ardid de sobornos es el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil, y acusan a grandes empresas de construcción e ingeniería de pagar al menos 800 millones de dólares a antiguos directivos de la compañía y políticos a cambio del otorgamiento de contratos con precios inflados.

Más de 100 personas han sido acusadas formalmente, incluidos tres exdirectores de Petrobras. La investigación incluye a más de 50 políticos.

Los detectives sostienen que parte del dinero se canalizó a gastos de campaña del Partido de los Trabajadores y de sus aliados. La presidenta Dilma Rousseff, quien encabezó el consejo de Petrobras durante el período en que se entregaron los sobornos, no ha sido implicada.

Según el columnista Gerson Camarotti podrían surgir nuevas dificultades para la presidenta, cuya popularidad ha descendido y enfrenta protestas que exigen su impugnación.

"Dentro del gobierno el temor es que en momentos en que se había lanzado una ofensiva para blindar a Dilma del escándalo, el arresto del tesorero traiga de vuelta una crisis", escribió Camarotti.