La presidenta de la agencia reguladora del sector de hidrocarburos en Brasil aseguró el martes que el país celebrará la licitación de su mayor campo petrolífero pese a denuncias de que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense espió el sector.

Magda Chambriard, presidenta de la Agencia Nacional de Petróleo de Brasil, afirmó en una audiencia con una comisión del Senado que investiga el espionaje norteamericano que la información sobre los campos petrolíferos que serán licitados es pública y por lo tanto no enfrenta peligro de haber sido filtrada ilegalmente.

Legisladores expresaron su preocupación de que empresas estadounidenses pudieran verse favorecidas con información obtenida mediante espionaje sobre el campo petrolífero de Libra, en aguas profundas, que será licitado el 23 de octubre, con reservas calculadas en entre 8.000 y 12.000 millones de barriles.

"La Agencia Nacional de Petróleo promueve esas licitaciones con informaciones públicas. Los datos de los campos están disponibles con igualdad para todas las empresas, no dudo de la igualdad de oportunidades para todos los participantes", aseguró Chambriard en la sesión.

Se trata de la primera audiencia de la recién creada comisión investigadora de la información publicada en la prensa con base en documentos obtenidos por el ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés), Edward Snowden, sobre acciones de espionaje a ciudadanos brasileños, incluyendo a la presidenta Dilma Rousseff.

Una de las informaciones reveló que la inteligencia estadounidense espió a la petrolera estatal Petrobras, lo que despertó consternación de que empresas norteamericanas tuvieran ventajas indebidas para ganar la licitación de octubre gracias a información obtenida en forma ilegítima.

Pese a las explicaciones de Chambriard, varios legisladores insistieron en que la licitación del campo de Libra debe ser cancelada por la sospecha de que no se realizará en condiciones equitativas para todas las empresas participantes.

El senador Randolphe Rodrigues, del Partido Socialismo y Libertad, anunció que llevaría el caso hasta el máximo tribunal de justicia para obtener la suspensión de la licitación.

El campo de Libra forma parte de las masivas reservas de petróleo descubiertas por Brasil en su litoral marítimo, a 7.000 kilómetros de profundidad, conocidas como el pre-sal por estar situadas bajo una capa de sal corrosiva.

Proyecciones oficiales indican que el pre-sal tiene alrededor de 55.000 millones de barriles de petróleo. Antes del pre-sal, las reservas petrolíferas de Brasil eran calculadas en 14.000 millones de barriles.