Que el proyecto de ley que busca cambiar las leyes de inmigración del país se encuentre estancado en el Congreso no ha sido obstáculo para que los inmigrantes contacten abogados, adelanten papeleos y otros preparativos con la esperanza de ponerse al día en los trámites para cuando la reforma se apruebe.

Pero esto tiene a algunos activistas preocupados de que los inmigrantes, que en el pasado han sido víctimas de engaños por abogados sin escrúpulos y otras personas, puedan ser de nuevo estafados.

Los legisladores de California aprobaron la semana pasada un proyecto de ley para prohibir la práctica de cobrar honorarios por servicios relacionados con la reforma migratoria antes de que el Congreso apruebe la legislación.

Partidarios de los inmigrantes les han advertido que desconfíen de cualquier persona que hoy ofrezca ayuda para llenar el papeleo para un programa de legalización que aún no existe.

Sin embargo, los activistas creen que es importante que ellos vayan consiguiendo y organizando los documentos que no tienen, con tiempo, para que cuando se apruebe el proyecto de ley en Washington, el proceso sea más expedito.