Sindicatos y gobierno están cerca de alcanzar un acuerdo sobre el futuro de la radio nacional de Francia tras una huelga de 28 días que ejemplifica los retos de suavizar las leyes laborales.

Las emisiones se reanudaron el miércoles por la mañana y el personal de la estatal Radio France se reunió para discutir los próximos pasos. El martes, cuatro de cinco sindicatos votaron a favor de volver al trabajo tras progresos en un plan de reforma.

Sindicatos en Radio France, que incluye varias cadenas de radio y dos orquestas, están luchando contra recortes en el gasto y despidos.

Mathieu Gallet, jefe de Radio France y quien es muy impopular después de que se difundió en medios locales que la renovación de su oficina costó 100.000 euros, dijo a comienzos de este año que esperaba un déficit presupuestal para la compañía de 21 millones de euros en 2015.

Destaca que Gallet propuso eliminar de 300 a 380 puestos de trabajo a través de un plan voluntario de liquidación, de acuerdo con los sindicatos. Los detalles del recorte de gastos no se han hecho públicos.

Radio France cuenta actualmente con 4.300 colaboradores en estaciones nacionales como France Info y France Inter, además de 44 estaciones locales en todo el país.

Los recortes forman parte de una iniciativa más amplia del gobierno para animar las contrataciones y reducir la dependencia estatal. La batalla de Radio France ha mostrado lo difícil que es reducir los beneficios laborales y protecciones de que disfruta el trabajador, considerados por muchos una gran conquista del siglo XX.