El gobierno paraguayo promulgó una ley que prohíbe hasta 2018 la tala árboles en la fértil región oriental, meses después de que una organización no gubernamental informara que en el país más de 1.000 hectáreas de bosques son deforestadas por día.

"Aunque esa ley es muy buena porque es la ampliación de otra vigente desde 2004, nunca nadie fue enjuiciado y encarcelado por derribar árboles", dijo el martes María Estela Samudio, activista ambiental y asesora de organizaciones de campesinos sin tierra.

Agregó que en Paraguay "todavía existen propietarios de fincas que pueden ser calificados como terratenientes... deforestadas para cultivar soja". Para la ambientalista, "es difícil enjuiciar a hombres poderosos".

El Congreso había aprobado la norma en julio.

La organización no gubernamental Guyrá Paraguay (pájaro paraguayo) había advertido que hasta mayo, de acuerdo con la cobertura satelital, en la región oriental se eliminaban 1.038 hectáreas de bosques por día para cultivar soja y gramíneas para alimento del ganado vacuno.

La filial en Asunción de la organización internacional WWF (Organización Mundial de Conservación) celebró en un informe la ley de deforestación cero hasta 2018 "porque los índices de tala de árboles se redujeron en un 90% desde 2004".

"En 1950 Paraguay tenía casi 9 millones de hectáreas de bosques pero en 2004 bajó a 1,3 millones de hectáreas. Con la ley, los dueños de fincas están obligados a conservar áreas boscosas como reserva".

La región occidental, conocida como Chaco Boreal, no está aún protegida por una ley similar.