Ola de ataques mata al menos 31 personas en Irak

Una nueva ola de ataques con autos cargados con explosivos sacudió el martes avenidas comerciales en la capital iraquí, como parte de una serie de atentados en todo el país que dejaron al menos 35 personas muertas, incluidos cuatro atacantes.

En Bagdad, un estallido golpeó por la tarde el suburbio de Husseiniya, en el noreste de la ciudad, matando cinco personas y lesionando a otras 14.

Poco antes del anochecer, otra bomba explotó cerca de un negocio de jugos en el centro de Bagdad, matando tres personas e hiriendo a 21.

Dos personas más murieron debido a la explosión de otro carro bomba cerca de un restaurante en el centro, y en el oeste de Bagdad dos explosiones mataron seis personas y lesionaron a otras 20.

Dos detonaciones más en una calle comercial en el sureste de la ciudad mataron a siete personas e hirieron a 71.

Mientras tanto, líderes sunís en Basora dijeron que hombres armados desconocidos mataron a disparos en las últimas dos semanas a 17 sunís en la ciudad mayoritariamente chií ubicada en el sur del país, después de amenazas de venganza contra ellos por ataques a chiís en otras partes de Irak.

Los ataques con carros bomba atribuidos a sunís intransigentes que intentan socavar la confianza en gobierno chií, acompañados de ataques mortales de represalia por parte de chiís, recuerdan el ciclo de violencia que llevó a la nación al borde de una guerra civil hace unos años. El surgimiento de un baño de sangre está en su quinto mes, aunque la cifra total de muertes aún es menor que durante el clímax del conflicto de 2004 a 2008.

Abdul-Karim al-Jazrachi, que dirige la Fundación Suní que supervisa sus sitios sagrados en la ciudad, dijo en un comunicado emitido a última hora del lunes que esa facción religiosa decidió cerrar sus mezquitas debido al "grave deterioro de la seguridad y la continuación de las matanzas sectarias".

Jazrachi dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica desde Bagdad que las matanzas fueron precedidas por amenazas --cartas que llegaban con balas en el sobre, mensajes de texto-- de venganza por los ataques a los chiíes en todo Irak. Las cartas exigían que los suníes abandonaran la provincia. Agregó que se desconoce la identidad de los atacantes.

Las víctimas, agregó, incluyen clérigos, feligreses y otras personas. El más reciente fue un verdulero de 70 años que fue acribillado a tiros dentro de su comercio el lunes por la noche. Un oficial de policía confirmó las 17 muertes amparándose en el anonimato por no estar autorizado a hablar con la prensa.

Jazrachi explicó que el cierre de las mezquitas era para "proteger a los suníes en la provincia" como también "un mensaje a los encargados de la seguridad para cumplir con sus responsabilidades".

Basora es la segunda ciudad de Irak, situada 550 kilómetros (340 millas) al sudeste de Bagdad. Estuvo controlada durante años por milicias hasta que el ejército iraquí, respaldado por Estados Unidos, retomó control después de una serie de ofensivas en el 2008.

En la ciudad de Faluya, en el oeste del país, fuerzas de seguridad l frustraron un ataque a una estación de policía, matando a cuatro atacantes. Murieron dos policías, dijeron oficiales.

Y en Mosul, en el norte, hombres armados detuvieron el paso de un minibús que transportaba soldados a su base y mataron a seis con disparos a la cabeza, dijo la policía.

_____

Nabil al-Jurani, de la Associated Press en Basora, y Sinan Salaheddin en Bagdad contribuyeron a este informe.