Sobre cancha en mal estado, EEUU recibe a México

Un día antes de disputar un partido amistoso contra Estados Unidos, la selección mexicana mudó su sesión de práctica del Alamodome al cercano estadio de la Universidad de Trinity, ante las malas condiciones que presenta la cancha en ese primer inmueble.

El césped colocado sobre el piso de concreto del Alamodome presenta grandes espacios de color marrón o amarillento. Tras el entrenamiento, el técnico mexicano Miguel Herrera recorrió el campo del Alamodome y consideró que sí se podrá jugar sobre éste.

Ninguna de las selecciones contará con buena parte de sus integrantes que militan en Europa, puesto que el partido no se realiza en una Fecha FIFA, cuando los clubes están obligados a ceder sus jugadores. Sin embargo, el cotejo dará al técnico de Estados Unidos, Jurgen Klinsmann, otra oportunidad de experimentar y evaluar a jugadores jóvenes.

"Los partidos de Estados Unidos contra México siempre son especiales y emotivos", destacó Klinsmann. "Este será siempre el duelo entre dos equipos que quieren ser el primero de la CONCACAF".

Estados Unidos carecerá de su capitán Clint Dempsey, quien no ha jugado desde que se lesionó un muslo durante un entrenamiento, el mes pasado. Tampoco jugará Jozy Altidore, expulsado en el amistoso del mes pasado ante Suiza.

En cambio, sí estarán presentes los mediocampistas Kyle Beckerman y Michael Bradley, el más experimentado del grupo con 95 apariciones internacionales.

Tendrían minutos en la cancha dos jugadores que están en Europa y que formaron parte del plantel en la reciente Copa del Mundo, el zaguero DeAndre Yedlin y el delantero Julian Green.

Yedlin debutó con el Tottenham el fin de semana pasado, al entrar como suplente a los 79 minutos frente al Aston Vila. Fue su primera participación con el club inglés desde que se marchó de los Sounders de Seattle, al término de la campaña de 2014.

Green ha cumplido sólo cinco apariciones con Hamburgo durante una temporada, cedido a préstamo por el Bayern Munich, y no ha jugado con el primer equipo desde el 29 de noviembre. Su único cotejo como titular fue el 14 de septiembre, ante Hannover.

El plantel de Klinsmann incluye también a jugadores de 10 equipos de la MLS y de cuatro clubes mexicanos.

"Todos están ansiosos y quieren demostrar algo", indicó el técnico alemán. "Quieren ser parte de la Copa de Oro".

Ambas selecciones se preparan para ese certamen en julio. Los estadounidenses enfrentarán a Honduras, Haití y Panamá en la primera ronda. México comparte grupo con Guatemala, Trinidad y Tobago y Cuba.

Estados Unidos conquistó el torneo en 2013. De hacerlo nuevamente, avanzará en forma automática a la Copa Confederaciones. En caso contrario, deberá enfrentar al campeón de este año para dirimir el boleto.

Además, México disputará la Copa América. El técnico Herrera tiene que definir dos planteles distintos para encarar esos torneos.