Ambientalistas piden medidas de protección para mariposas

Ambientalistas mexicanos, canadienses y estadounidenses le piden a las Naciones Unidas que incluya las reservas montañosas en las que hiberna en México la mariposa monarca en su lista de lugares a proteger.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) debería, según las organizaciones peticionarias, "declarar la zona en peligro debido a que está en riesgo de desaparecer".

Hace años que el número de mariposas que llega a México disminuye y se tema que el flujo migratorio, único en el mundo, termine debido a las amenazas a las que se enfrenta el hábitat montañoso que las recibe, acosado por la tala ilegal de los bosques.

El uso de plaguicidas en sus lugares de origen en Norteamérica también tiene consecuencias en cuanto a la disminución del número de mariposas.

Los ambientalistas también piden que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO recomiende que Estados Unidos y Canadá actúen para proteger el hábitat de reproducción y el algodoncillo de las mariposas mediante restricciones al uso de glifosato, el plaguicida que más les afecta.

El documento fue presentado el lunes ante la UNESCO por las organizaciones mexicanas Grupo de los Cien, Alternare AC, Danaidas Conservación y Desarrollo Sustentable AC, Telar Social México y COSTASALVAJE, el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (Natural Resources Defense Council, o NRDC por sus sigla en inglés) con sede en Estados Unidos, y la Fundación David Suzuki en Canadá.

La UNESCO ya incluyó esa región montañosa de 56.000 hectáreas al oeste de México que los activistas pretenden ahora declarar en peligro dentro de la lista de lugares patrimonio de la humanidad en 2008.

Las mariposas monarca recorren más de 5.000 kilómetros en una migración que las lleva desde Estados Unidos y Canadá hacia su refugio en México, donde hibernan cada año, agrupadas en enjambres y en las laderas de las mismas montañas al oeste de la capital. No se sabe a ciencia cierta cómo ya que ningún ejemplar sobrevive para terminar el ciclo de ida y vuelta desde el norte.

El escritor y ambientalista Homero Aridjis dijo el lunes que la protección de las mariposas es necesaria para impulsar a los gobiernos a redoblar su esfuerzo para evitar la deforestación.

Aridjis, ex embajador de México ante la UNESCO, quien en 2008 ayudó a impulsar la designación por la UNESCO de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca como Patrimonio de la Humanidad, añadió que "México ha logrado grandes avances en la protección de la reserva de la mariposa monarca de la tala ilegal y otras amenazas, pero no podemos salvar a la migración de la monarca sin más ayuda de los Estados Unidos y Canadá".

En 2014, las mariposas sólo alcanzaron a cubrir en México 0,67 hectáreas de territorio, la menor superficie desde que en 1993 comenzó a medirse su migración. La población no se mide por ejemplares sino por la superficie que ocupan los enjambres de mariposas.

"Esperamos que el reconocimiento internacional del peligro para las monarcas alentará mayores esfuerzos por parte de los Estados Unidos para proteger el hábitat de la mariposa monarca y para restaurar el algodoncillo que ha sido destruido", dijo Carolina Herrera Jáuregui, una de las peticionarias, en nombre del Consejo de Defensa de Recursos Naturales.

"Hemos perdido casi mil millones de mariposas monarca en las últimas dos décadas, y la migración a Canadá está en grave peligro", dijo Rachel Plotkin de la Fundación David Suzuki.

La petición coincide con la celebración en San Diego de la reunión anual del Comité Trilateral para la Conservación y Manejo de Vida Silvestre y Ecosistemas, una organización internacional de defensa del medioambiente.