Tasa de pobreza en EEUU, invariable

La tasa de pobreza de Estados Unidos se quedó atascada en 15% el año pasado, su sexto año consecutivo sin mostrar mejoría, a pesar de cierta reactivación de la economía del país, una noticia desalentadora para la cifra récord de 46,5 millones de norteamericanos de pocos recursos y un punto de referencia incómodo para los planes de recuperación del presidente Barack Obama.

La Oficina Nacional del Censo informó el martes que unos 46,5 millones de estadounidenses --o más de una de cada siete-- vivían en la pobreza el año pasado. Esa proporción no es diferente --estadísticamente hablando-- de la de 2011.

El ingreso familiar promedio en 2012 fue de 51.017 dólares anuales, sin cambios respecto al año anterior, después de dos caídas anuales consecutivas. La proporción de personas sin seguro médico disminuyó ligeramente, de 15,7% a 15,4%, un cambio estadísticamente insignificante.

La última disminución significativa en la tasa de pobreza se produjo en 2006, durante el gobierno de George W. Bush y antes del estallido de la burbuja de la vivienda. En 2011, la tasa de pobreza bajó marginalmente, a 15% desde 15,1%, pero los funcionarios del censo dijeron que el cambio también fue estadísticamente insignificante.

Durante el último año, la línea oficial con la cual el gobierno federal considera a alguien como en situación de pobreza fue la de un ingreso anual de 23.492 dólares para una familia de cuatro.

Las cifras más recientes de la pobreza presentan una mala noticia para el presidente Barack Obama, quien desea que se le dé el crédito por la recuperación económica que ha experimentado el país después la recesión de 2007-2009. El lunes Obama dijo que los republicanos en el Congreso podrían sabotear los logros económicos recientes si toman posiciones intransigentes en relación con los plazos presupuestarios.

El informe de la Oficina del Censo ofreció una instantánea del bienestar económico de las familias de Estados Unidos en 2012, cuando la tasa de desempleo promedió 8,1% después de alcanzar una máxima promedio de 9,6% en 2010. Por lo general, la tasa de pobreza tiende a moverse en una dirección similar a la tasa de desempleo, por lo que muchos analistas esperaban una pequeña disminución de la tasa de pobreza.

Los nuevos datos del censo muestran que la brecha entre ricos y pobres básicamente se mantuvo sin cambios con respecto al año previo, después de haber aumentado en forma sostenida desde 1993.

Los republicanos conservadores han estado exigiendo que se aplace la nueva ley de salud de Obama como el precio por seguir apoyando el gasto público federal. También se espera que la Cámara de Representantes analice esta semana un proyecto de ley que podría recortar el monto destinado para los cupones de alimentos a los pobres en unos 4.000 millones de dólares al año --10 veces el tamaño de los recortes aprobados por el Senado, dominado por los demócratas-- y permitir a los estados poner nuevos y amplios requisitos laborales para los destinatarios.

___

Los periodistas de The Associated Press Mary Clare Jalonick y Ricardo Alonso-Zaldívar contribuyeron a este despacho.