Ventas minoristas en Estados Unidos aumentan durante marzo

Los estadounidenses aumentaron la compra de automóviles, muebles, ropa y materiales de construcción en marzo, lo que llevó a un crecimiento generalizado de las ventas minoristas, la primera alza de este indicador en cuatro meses.

Las ventas minoristas aumentaron 0,9% el mes pasado tras registrar un descenso de 0,5% en febrero. El rebote puede explicarse porque la gente está volviendo a comprar luego de un invierno especialmente frío que afectó las ventas. Temperaturas más cálidas impulsaron un aumento de 2,7% en ventas de autos y de 2,1% en materiales de construcción, probables muestras de que los decaídos sectores de la manufactura y la construcción podrían estar recuperándose de la mala racha invernal.

Excluyendo a las volátiles categorías de autos, gasolina, materiales de construcción y restaurantes, las ventas aumentaron 0,3%.

Economistas dicen que las ventas deben continuar su crecimiento debido al buen comportamiento del empleo y los bajos precios de la gasolina.

La tasa de desempleo ha caído al 5,5% dado que se han creado unos 250.000 empleos mensuales durante el año pasado. Eso equivale a unos 3 millones de nuevos cheques de pago que pueden gastarse en restaurantes, tiendas de ropa y otros comercios.

Al mismo tiempo, la gasolina ha bajado a 2,39 dólares el galón (3,75 litros), 1,30 dólares más barato que hace un año, según el indicador de precios de la AAA. Eso debe traducirse en un ahorro de 700 dólares en comparación a 2014, según cálculos del gobierno.

El crudo invierno interrumpió algunas de las alzas que mostraban estos factores ya que la gente dejó de acudir a centros comerciales y concesionarios de autos, lo que se unió a una baja en los sectores de la manufactura y la construcción.

Pero las cifras de ventas en marzo indican que hay una fortaleza inherente. Las ventas de ropa aumentaron 1,2% mientras que las compras de muebles subieron 1,4%. El gasto en restaurantes ha subido 0,7% en marzo pero en los pasados 12 meses su crecimiento ha sido de 7,7%. Las compras en tiendas de electrónicos y gasolineras cayeron el mes pasado, lo que podría ser muestra de que los bajos precios de la gasolina no llevan a la gente a manejar más.

El reporte mensual de ventas es seguido con atención porque representa el primer indicador mensual de qué tan dispuestos a gastar están los estadounidenses. El gasto del consumidor representa 70% de la economía, aunque las ventas minoristas representan sólo una tercera parte del gasto, mientras que servicios como corte de cabello y conexiones de internet representan los otros dos tercios.