China libera a 5 activistas feministas tras un mes detenidas

Las autoridades chinas liberaron a cinco defensoras de los derechos de las mujeres que estuvieron detenidas más de un mes, lo que provocó indignación a nivel internacional y reflejó las duras restricciones del gobierno sobre el activismo social independiente.

Las mujeres fueron liberadas el lunes en una forma de forma condicional, siguiendo una fórmula que deja la investigación abierta durante otro año y permite presentar cargos en su contra más adelante, explicó Liang Xiaojun, abogado de una de ellas.

Las activistas, que tienen entre 25 y 32 años, son conocidas por coloridas protestas como sentadas y obras teatrales callejeras contra el maltrato doméstico. Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, entre otros, habían pedido su liberación.

China debería "apoyarlas, no silenciarlas" en su lucha contra el acoso sexual y otras injusticias sobre las mujeres, señaló el secretario de Estado estadounidense, John Kerry. La etiqueta #FreeTheFive ("liberen a las cinco") se hizo popular en Twitter tras su detención.

Activistas de derechos humanos vincularon la liberación de las mujeres con el deseo de Beijing de proteger su reputación sobre derechos de las mujeres y evitar un desastre de relaciones públicas, especialmente antes de una conmemoración en septiembre de una cumbre clave sobre derechos de la mujer celebrada en Beijing en 1995.

El director regional de Amnistía Internacional para el este de Asia, Nicholas Bequelin, dijo no tener dudas sobre que la liberación era producto de una decisión política y diplomática de alto nivel.

Según las condiciones de su liberación, las cinco mujeres siguen oficialmente bajo investigación durante un año y deben informar de sus movimientos a la policía y estar disponibles para interrogatorios en todo momento. También se les prohíbe comentar el caso entre ellas o reunirse como grupos, señaló el abogado Wang Qiushi.

Las activistas --Wang Man, Zheng Churan, Wu Rongrong, Wei Tingting y Lit Tingting-- fueron detenidas el mes pasado cuando se preparaban para distribuir carteles y pegatinas contra la violencia doméstica en el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo. Fueron acusadas de alterar el orden público y, de ser condenadas, podrían enfrentarse a hasta tres años de prisión. Otras cinco personas detenidas al mismo tiempo habían sido liberadas ya.

El gobernante Partido Comunista chino mantiene estrictas restricciones sobre cualquier forma de protesta pública, y los activistas dicen que el entorno se ha vuelto más hostil a las protestas independientes desde que el presidente Xi Jinping asumió el mando.

Aunque el gobierno ha hecho pocos comentarios sobre el caso, parecía que las detenciones de las mujeres guardaban más relación con sus empleo de acciones callejeras mediáticas que con su defensa de los derechos de las mujeres.

___

Los periodistas de Associated Press Jack Chang y Didi Tang contribuyeron a este despacho.