Spurs vuelven a mejorar de cara a una postemporada

La postemporada debe estar cerca, porque San Antonio está jugando a tope.

El año pasado, los Spurs ganaron 22 de sus últimos 26 partidos en la temporada regular. Llegaron perfectamente afinados para pelear el título y lo conquistaron.

Ahora están haciendo lo mismo. Tienen un récord de 21-3 en sus últimos 24 compromisos, con lo que han ascendido de los últimos lugares que repartían boletos a los playoffs en la Conferencia del Oeste a un sitio en que bien puede considerárseles el rival a vencer.

¿Qué opinan los equipos que han enfrentado a los Spurs recientemente? Que son un equipo temible.

"Para mí, siguen siendo los mejores de la NBA", sentenció el alero de Miami, Udonis Haslem.

Golden State y Atlanta discreparán seguramente, pero San Antonio tiene argumentos convincentes. Desde el 27 de febrero, ningún equipo en la liga tiene un mejor récord, promedio de puntos, porcentaje de disparos de campo encestados o proporción de tiros libres convertidos que los Spurs, quienes contarían con una gran oportunidad de conseguir una de las pocas proezas faltantes en la historia de la franquicia.

San Antonio, cinco veces campeón de la NBA, nunca ha ganado títulos en años consecutivos. Pero eso podría cambiar.

"Están adquiriendo su mejor forma", consideró el entrenador de Golden State, Steve Kerr, cuyo equipo es el primer preclasificado de ambas conferencias en los playoffs. "Están haciendo lo que hacen los equipos que ganan un campeonato. Tratan de llegar a la temporada regular y de alcanzar su tope en el momento justo. Lo están logrando. Juegan extraordinariamente bien".

Durante buena parte del año, los Spurs lucieron vulnerables.

Perdieron nueve de 13 partidos durante un tramo de la campaña en diciembre. Atravesaron por una racha de tres derrotas consecutivas en casa --una en tiempo extra y las otras dos en triple prórroga en un lapso de tres días.

Cuando terminó la pausa por el Juego de Estrellas, San Antonio tenía que continuar su larga gira de cada año, cuando su arena se utiliza para un rodeo texano. Los Spurs acumularon pronto cuatro derrotas en fila.

"Es habitualmente cuando se hace la gira del rodeo, en febrero, que repuntamos. Pero esta vez demoramos un poco más", dijo el alero Tim Duncan. "Creo sin embargo que estamos finalmente en el sitio donde sentimos más confianza, y tenemos fuerza en las piernas".

Tardaron en mostrarse saludables. Kawhi Leonard, el Jugador Más Valioso de la última final, lidió con una infección en un ojo y luego con una ruptura de un ligamento en una mano. No estuvo en buenas condiciones sino hasta la mitad de la temporada.

Tony Parker se perdió prácticamente todo diciembre. El argentino Manu Ginóbili se ausentó de cuatro encuentros el mes pasado por un problema de tobillo.

Ahora están en una condición idónea.

"Comenzamos a jugar como queremos hacerlo justo ahora", afirmó Duncan. "Estamos comenzando apenas".

Si San Antonio tiene todavía margen de mejora, los demás equipos deben estar preocupados.

Los críticos recuerdan que el plantel es veterano. Duncan tiene 39 años y Ginóbili 37. Pero hace tiempo que los pronósticos negativos sobre los Spurs resultan errados.

"Hemos hecho esto desde que estoy aquí", dijo Parker. "Cuando llegan los playoffs todos entran en sintonía y juegan mejor".

¿Cómo lo consiguen?

"No tengo idea", añadió el francés. "Pero es así".