Cancelan temporada de pesca de sardina en noroeste de EEUU

Los administradores del sector pesquero decidieron cancelar la temporada de captura de sardina que comienza en julio debido al rápido descenso en el número de ejemplares, con la esperanza de salvar una industria emblemática de un desplome como el que la afectó en la década de 1940 y se extendió 50 años.

En una reunión efectuada en las afueras de Santa Rosa, California, el Consejo de Administración del Sector Pesquero del Pacífico votó el domingo para cancelar la temporada que comenzaba el 1 de julio.

Había pocas opciones. Los cálculos de abundancia de sardina han caído debajo de un nivel obligatorio para la cancelación de pesca.

"Sabemos que los barcos estarán inmovilizados, pero el objetivo aquí es regresar esto a una industria pesquera productiva", dijo en un comunicado David Crabbe, un miembro del consejo y propietario de barco de pesca comercial.

Ahora el consejo sopesa si el exceso en la pesca ha tenido algo que ver con la reciente caída en la población de la especie, lo cual desataría una cancelación de emergencia de la temporada actual, que concluye en junio. Votará el miércoles al respecto.

Afamada por la novela de "Cannery Row" de John Steinbeck, la alguna vez próspera industria pesquera de sardina se desplomó en la década de 1940. Se reanimó en la de 1990, cuando se desarrollaron áreas de captura de este pez en aguas de Oregon y Washington, pero las cifras de la población han estado declinando desde 2006, y el monto de lo capturado empezó a disminuir desde 2012. No se comprende bien por qué ha ocurrido esto, aunque es ampliamente aceptado que los enormes cambios en poblaciones son naturales y están relacionados generalmente a la temperatura del agua.

Frank Lockhart, miembro del consejo y del Servicio de Pesca de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, señaló que varias otras especies de pesca --como salmón y lubina-- se han recuperado después de haber tenido una aguda disminución de población.

En la actualidad, aproximadamente 100 barcos tienen permiso para pescar sardina en la costa oeste, cerca de la mitad con respecto a la época de auge.