Rusia levanta suspensión de venta de misiles a Irán

El presidente ruso Vladimir Putin abrió el camino para que Rusia entregue un sofisticado sistema de defensa misil a Irán, una decisión que podría incrementar de forma importante la capacidad militar de la república islámica.

La decisión fue de inmediato bien recibida por Teherán, pero preocupó a Israel, que lo ve como una señal de que Irán ha comenzado a sacar provecho del acuerdo nuclear alcanzado con potencias mundiales y que se espera sea finalizado para junio.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry objetó la decisión de Moscú en una llamada telefónica al ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov y la Casa Blanca indicó que medida podría amenazar los planes para levantar las sanciones que pesan sobre Irán como parte del acuerdo.

Rusia firmó un contrato para vender a Irán el sistema de misiles para defensa S-300 en 2007, por 800 millones de dólares, pero más tarde suspendió su entrega debido a las fuertes objeciones de Estados Unidos e Israel. El lunes Putin eliminó la prohibición.

Rusia insiste en que la decisión de 2010 de congelar la entrega de los misiles se basó en las sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU impuso a Teherán por su programa nuclear. Irán presentó una demanda ante un tribunal en Ginebra buscando compensaciones por 4.000 millones de dólares en daños por incumplimiento de contrato, pero la corte no ha emitido su fallo.

El acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní alcanzado a comienzos de este mes volvió innecesaria la prohibición rusa de 2010, dijo el canciller ruso Sergei Lavrov en un mensaje difundido por televisión.

"Los S-300 son un arma exclusivamente de defensa, que no puede servir para propósitos de ofensa y tampoco pondrá en riesgo la seguridad de ningún país, incluyendo Israel, por supuesto", agregó el ministro de exteriores.

Lavrov habló por teléfono con el secretario de Estado norteamericano John Kerry sobre temas relacionados con Irán, Siria, Yemen y otros asuntos, indicó el Ministerio de Defensa de Rusia.

El acuerdo preliminar de Irán con seis potencias mundiales busca acotar de forma importante su capacidad para producir un arma nuclear a cambio de la flexibilización de sanciones internacionales. Se espera que haya un pacto final para el 30 de junio, pero por el momento hay un acuerdo en firme sobre cómo o cuándo se levantarán las sanciones.

El sistema de misiles para defensa S-300, que tiene un rango de alcance de hasta 200 kilómetros (125 millas) y la capacidad de rastrear y alcanzar varios objetivos al mismo tiempo, es una de las armas de defensa aérea más poderosas del mundo. Si se despliega en grande, el sistema podría ser un fuerte escudo contra cualquier ataque aéreo.

Si Israel decide atacar las instalaciones nucleares de Irán, los S-300 complicarían más la ya dantesca tarea.

___

Lynn Berry colaboró desde Moscú, Josef Federman en Jerusalén y Nasser Karimi en Teherán, colaboraron con este despacho.