Cuestionado líder yemení Hadi nombra un nuevo vicepresidente

El presidente de Yemen, Abed Rabbo Mansur Hadi, que el mes pasado huyó del país ante el avance de los rebeldes, ascendió a su ex primer ministro, Jaled Bahah, a vicepresidente en una medida que busca fortalecer el cuestionado poder ejecutivo, dijo un funcionario próximo a Hadi.

Los rebeldes chiíes, conocidos como hutíes, habían exigido en su lugar la formación de un consejo presidencial. Junto a unidades militares partidarias del ex presidente Ali Abdulá Saleh, controlan la capital, Saná, y buena parte del norte del país, y han seguido avanzando a pesar de más de dos semanas de bombardeos aéreos de una coalición liderada por Arabia Saudí.

Mohammed Abdel Salam, vocero hutí, denunció el nombramiento de Bahah en comentarios emitidos en una televisora favorable a los rebeldes. El grupo no reconocerá las decisiones promulgadas por Hadi y cualquier decisión referente a la política nacional deberá decidirse a través de un diálogo con el país, agregó.

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Jamal Benomar, ha instado a las partes a alcanzar una solución negociada. Saleh pidió también un proceso de diálogo patrocinado por la ONU.

Hadi huyó de la capital a principios de año luego de que los hutíes le impusiesen un arresto domiciliario y estableció la capital temporal del país en la ciudad portuaria de Aden, en el sur. Más tarde buscó refugio en Arabia Saudí mientras los rebeldes y sus aliados avanzaban hacia la ciudad, que ahora es escenario de intensos combates.

Los rebeldes también tuvieron a Bahah y a otros ministros del gobierno bajo arresto domiciliario durante semanas, para dejarlos en libertad a mediados de marzo. Durante su detención, Bahah y los otros representantes políticos dimitieron en señal de protesta. Bahah está actualmente de visita en Arabia Saudí.

Bahah, natural del sur de Yemen, fue embajador del país ante Naciones Unidas antes de su nombramiento como primer ministro tras semanas de estancamiento político.

El domingo, el ministro de Exteriores de Arabia Saudí rechazó los pedidos de Teherán para frenar sus ataques aéreos. Irán respalda a los hutíes, que como ellos son chiíes, pero tanto Teherán como los insurgentes niegan que les estén armando.

En un artículo de opinión en The New York Times, Hadi dijo el domingo que los hutíes son "títeres del gobierno iraní" y declaró: "Si los hutíes no retiran y desarman su milicia y vuelven al diálogo político, continuaremos pidiendo a la coalición que siga su campaña militar contra ellos".

El vocero del ejército saudí Ahmed Asiri dijo durante una reunión informativa el domingo que los ataques aéreos de la coalición alcanzaron un aeropuerto en el bastión rebelde de Saada, además de zonas empleadas por los hutíes y sus aliados en Shabwa, Saná, Taiz y Aden.

El gobierno saudí coordina sus operaciones con algunas tribus yemeníes, agregó.

___

La periodista de Associated Press Aya Batrawy en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, contribuyó a este despacho.